Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

 

   

Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Portada Sexualidad Sexología Dos enfermedades muy unidas
Sexología
Dos enfermedades muy unidas
( 3 Votos )
14.02.13 - DANIEL ROLDÁN

 

Dos enfermedades muy unidas

 

 

La sintomatología prostática es la causa o factor de riesgo más frecuente de disfunción eréctil y ambas están muy unidas. Tanta 'complicidad' hay entre ambas que el 72% de los enfermos que sufren la primera, tienen la segunda; además, casi la mitad (46%) sufre trastornos durante la eyaculación, según recogió este miércoles la Asociación Española de Urología (AEU). En la actualidad, dos millones de españoles de entre 40 y 50 años sufre una disfunción eréctil. Aunque cada vez es más frecuente que el varón acuda al urólogo por un problema asociado a su sexualidad, el pudor y los falsos mitos que rodean a esta alteración sexual siguen impidiendo que en muchos casos se acuda al especialista. Pese a ello, sólo un 35-40% de los españoles con disfunción eréctil consultan al médico.

El primer paso para tratar una disfunción eréctil es identificar los factores de riesgo y tratarlos. «En los últimos años se ha avanzado en que los tratamientos orales cada vez son más cómodos de administrar, además cuando se toman en dosis bajas y de forma continuada pueden controlan los síntomas del tracto urinario superior. Además, tienen la ventaja de mejorar los problemas de erección que son tan frecuentes en esos pacientes, y no alterar la eyaculación», explica el doctor Natalio Cruz, coordinador del Grupo de Andrología de la AEU.

Por otra parte, los especialistas destacan la prevalencia de la Hiperplasia Benigna de Próstata (HBP), una enfermedad que produce un aumento en el tamaño de la glándula prostática y, aunque el tumor es benigno, el crecimiento de la glándula puede causar una obstrucción significativa en la vejiga urinaria y en la uretra e impedir, entre otras cosas, el flujo normal de la orina. La obstrucción del tracto urinario inferior, que provoca la HBP, puede inducir alteraciones miccionales, que se conocen como síndrome del tracto urinario inferior. El resultado es que la uretra queda comprimida, lo que dificulta el paso de la orina y provoca, por tanto, alteraciones al orinar. Según el doctor Cruz, «la sintomatología del tracto urinario inferior, generalmente relacionada con la patología prostática benigna afecta al 80 % de los varones entre 50 y 80 años». En cualquier caso, los expertos insisten, cuando mañana jueves se celebra el Día Mundial de la Salud Sexual, en que no se trata sólo de prescribir un fármaco, es necesario también adoptar hábitos de vida saludables, como el abandono del tabaquismo o el alcohol, evitar el estrés y las comidas copiosas y realizar ejercicio físico.