Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Portada Sexualidad Fertilidad Investigadores hallan la forma de prevenir los partos prematuros
Fertilidad
Investigadores hallan la forma de prevenir los partos prematuros
( 1 Voto )
24.12.15 - BORJA ROBERT

Los nacimientos pretérmino son la primera causa de muerte en recién nacidos y provocan un millón de fallecimientos al año

 

madrid. Pese a que es un problema sanitario en alza, nadie sabe exactamente por qué se produce un parto prematuro. Se han identificado desencadenantes que predisponen a padecerlo, como la diabetes o algunas infecciones, pero la mayoría ocurren sin una explicación. Cada año, más de 15 millones de niños nacen sin cumplir 37 semanas de gestación mínima, y alrededor de un millón de ellos no sobreviven. No existe ninguna otra causa de mortalidad entre menores de cinco años con más víctimas y, de momento, la medicina no dispone de formas de evitarlo; solo cuidados intensivos para ayudar al bebé pretérmino. Pero un grupo de investigadores estadounidense ha identificado un mecanismo fisiológico que provoca que empiecen las contracciones y cree que, bloqueándolo, pueden prolongar el embarazo hasta el final.

«Se calcula que unos 15 millones de bebés nacen prematuros cada año, más de un 10% del total de embarazos», aseguran desde la Organización Mundial de la Salud (OMS). «De éstos, casi un millón fallece antes de los cinco años por causas asociadas a su alumbramiento y, de los supervivientes, muchos se enfrentan a una vida de discapacidad, con dificultades para el aprendizaje o problemas auditivos o visuales». Además, en todos los países en los que existen datos se ha identificado una tendencia al alza en su incidencia. Cada vez son más los embarazos que no llegan a término.

A la busca de una estrategia médica que permita evitar los partos prematuros, los investigadores han estudiado qué pasa en el útero cuando el cuerpo de la madre decide que ha llegado la hora de dar a luz. Qué cambia para que, en vez de estar quieto, se contraiga con fuerza para expulsar al bebé. «En la biología de los mamíferos, el útero debe quedarse quieto para adaptarse al organismo que crece en su interior, y después contraerse con fuerza para expulsar a un feto maduro capaz, relativamente, de vivir una vida sin depender directamente de su madre», explican los investigadores en su artículo, que publica hoy la revista Science Translational Medicine. «Pero, pese a la importancia de estos dos papeles opuestos que cumple el útero, los mecanismos que regulan el cambio de una a otra tarea todavía no se conocen en detalle». Solo comprendiéndolo, indican, puede identificarse un tratamiento que evite un alumbramiento antes de tiempo, y sus graves consecuencias para el recién nacido.

Hace más de una década que se sabe que uno de los cambios clave ocurre en el miometrio, la capa muscular del útero. A tiempo para el parto, sus células se llenan de iones de calcio que lo preparan para contraerse. Una vez se descubrió, se probó a bloquear una de las vías por las que éstos llegaban a las células para retrasar el parto. «Sabemos desde hace tiempo que la entrada de calcio es clave para la contracción uterina», explica el doctor David Cornfield, de la Universidad de Stanford y coautor del trabajo. «Pero cuando se bloqueó uno de los canales de entrada apenas se consiguió nada. La eficacia fue, en el mejor de los casos, limitada».

Prueba en roedores

Cornfield y su equipo decidieron buscar otra vía por la que los iones de calcio llegan a las células musculares del útero e identificaron una, denominada TRPV4, como la candidata más probable. «Es sensible a los cambios de temperatura, de volumen y al estiramiento, entre otras cosas, por lo que tenía pinta de ser un objetivo razonable», recalca el investigador.

Tras unas pruebas previas para certificar que su hipótesis tenía sentido, llegó la hora de ponerla a prueba con ratones. ¿Se puede evitar el parto prematuro si se bloquea TRPV4? La respuesta provisional es que sí, al menos en roedores. «Pero todavía harían falta muchos más ensayos antes de plantearse probarlo en humanos», asegura Cornfield. «Además de en el útero, este canal de calcio está presente en otros muchos tejidos como los pulmones o el cerebro». Utilizar un medicamento que interrumpa el paso de iones de calcio por esa vía en todo el cuerpo podría tener consecuencias imprevistas. «Pero ya estamos pensando formas de suministrar un fármaco de forma que solo afecte al útero. De momento solo conceptual», indica.