Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

 

   

Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Portada Mente Psicología ¿Dónde se esconde el amor?
Psicología
¿Dónde se esconde el amor?
( 2 Votos )
23.06.12 - COQUI ZARRANZ

 

¿Dónde se esconde el amor? 

 

El cerebro siempre ha sido el gran desconocido. Algunos conocedores del tema han llegado a decir que su capacidad es tan infinita que el hombre nunca llegará a conocerla totalmente. También hay quien apunta a que los humanos solamente somos capaces de utilizar un 10% del órgano vital. Rumores aparte.

Con el paso de los años, los estudios en torno al cerebro son cada vez más amplios y esta vez le ha llegado el turno al rincón del mismo que alberga uno de los sentimientos más primitivos, buscados y deseados, el amor.

Un grupo de investigadores de las universidades de Concordia (Canadá), Syracuse y Virginia Occidental (Estados Unidos) y el Hospital Universitario de Ginebra han descubierto que el amor comparte ubicación con la adicción a las drogas y con el interruptor que activa el deseo sexual. Los expertos explican que en la región donde se encuentran es donde se controlan las emociones, la conducta, la atención, el estado de ánimo, la memoria, el placer o la adicción, de ahí que puedan convivir.

Para este estudio, se revisaron varios trabajos anteriores que ya habían analizado la actividad cerebral relacionada con el amor y el sexo. Los participantes fueron sometidos a un tipo de escáner mediante el que observaron su actividad cerebral mientras observaban imágenes eróticas relacionadas con la persona de la que estaban enamoradas.

El sistema límbico es el responsable de provocar emociones y sensaciones en los humanos y estudios previos ya habían demostrado que los sentimientos amorosos se inician aquí. Lo que no se conocía hasta el momento es el lugar exacto en el que se origina el amor, porque lejos de ser un sentimiento concreto como la ira o el placer es algo mucho más abstracto. Los investigadores concretan que dentro de dicho sistema límbico, la ínsula y el núcleo estriado, son las áreas cerebrales responsables tanto del deseo sexual como del amor.