Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

 

   

Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Portada Mente Adicciones La adicción al alcohol, la única que no bajó durante la crisis
Adicciones
La adicción al alcohol, la única que no bajó durante la crisis
( 0 Votos )
23.06.17 - COLPISA.Daniel Roldán

 


 

El consumo problemático de casi todas las drogas más comunes descendió durante los años de la crisis, entre 2009 y 2015. Solo una no bajó: el alcohol. Mientras que en 2009 el Plan Nacional sobre Drogas tenía contabilizados a 1.550.000 consumidores de esta sustancia, seis años más tarde la cifra ascendía en dos mil personas. Por el contrario, el cannabis, la cocaína y la heroína bajan. El descenso más acusado se produce con la primera, que pasa de 803.626 consumidores problemáticos hace ocho años a 558.549 (una bajada de 245.077); el consumo de cocaína cae en 45.075 (de 130.409 a 85.334) y el de heroína retrocede de 80.663 a 65.322.

En el caso del cannabis, se da el mayor porcentaje de consumidores problemáticos dentro de la población total consumidora: el 24,7% de los que ha tomado esta sustancia en el último año tiene problemas. De ellos, sólo un 5,9% está en tratamiento. Son, por tanto, los que en menor proporción acceden a los centros de tratamiento, comparados con los consumidores problemáticos de otras sustancias: alcohol (8%) y cocaína (16,1%). Además del consumo problemático, también ha descendido el número de personas que están en tratamiento por drogas ilegales: de 52.549 en 2009 pasa a 47.308 en 2015, sobre todo en cannabis (6.173 personas menos), cocaína (5.805 personas menos) y heroína (5.920 menos). Y al igual que señaló con anterioridad Proyecto Hombre, las personas que acuden a pedir ayuda lo hacen muy tarde: más de siete años en el caso del cannabis, casi quince en los cocainómanos y 17 en los heroinómanos.

En esta evaluación de la estrategia nacional sobre drogas de los últimos siete años destaca que el estreno en determinadas sustancias es ahora más alto. «Incluso se puede decir que los jóvenes se inician ya antes en el alcohol que en el trabajo», apuntó Francisco Babín, delegado del Plan Nacional sobre Drogas. En 2009, los jóvenes comenzaban a fumar a los 13,3 años, a beber alcohol a los 13,7 años y a tener su primer contacto con el cannabis a los 14,6 años; cinco años más tarde, los últimos datos conocidos, los chavales toman su primera copa a los 13,9 años, el primer cigarrillo a los 13,9 años y debutan con los porros a los 14,8 años. Babín explicó que la razón principal de este cambio radica en los dos proyectos de ley que prohibieron, el primero parcialmente en 2006 y el segundo de 2011 totalmente, el consumo de tabaco en lugares cerrados. «Desde entonces ha bajado al 50% el consumo de tabaco en adolescentes», comentó el delegado del plan sobre drogas.

    Cambios

 Un «punto de inflexión claro» que debe servir para realizar la misma operación con la incidencia de las bebidas etílicas entre los más jóvenes. «Tiene que ser uno de los argumentos para animar a impulsar una ley contra el consumo de alcohol en menores y no despreciar la oportunidad para que se genere otro debate social. Hay una gran tolerancia social hacia esta sustancia», recalcó. El secretario de Estado de Servicios Sociales, Mario Garcés, comentó que se están ultimando los trabajos en una ponencia creada en las dos cámaras para escuchar la voz de los expertos. En los próximos meses estará finalizado el documento. 

«Somos conscientes de la gravedad del problema», indicó Garcés. No obstante, resaltó que los jóvenes entre 14 y 18 años tienen una mayor percepción de riesgo de todas las drogas salvo del alcohol. Otro de los aspectos analizado es el 'binge drinking' o atracón, que sube en la población general. Pasa de 14,9% a 17,9% debido al «empuje de los más jóvenes».