Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

 

   

Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Portada Mente Adicciones Millón y medio de españoles son adictos al juego on-line
Adicciones
Millón y medio de españoles son adictos al juego on-line
( 0 Votos )
09.07.16 - A. S.

Los expertos reclaman que la sanidad pública se haga cargo de esta enfermedad, que afecta especialmente a los jóvenes

 

La adicción a los juegos on-line ha dejado de ser un problema minoritario. Aunque no existen datos exactos, debido a la dificultad de que muchos enfermos reconozcan su patología y a que la actividad puede desarrollarse en casa, sin que nadie más la perciba, los expertos estiman que entre el 3 y el 5% de la población española está enganchada a este tipo de ocio, que interfiere en la vida familiar, en los estudios y en el rendimiento en el trabajo de quien la padece, además de acarrear problemas colaterales como la obesidad.

«Internet ha facilitado la tecnología para que el juego sea asequible, anónimo y accesible las 24 horas del día. Los jóvenes no necesitan ir a jugar a una sala, donde puede haber restricciones, y el momento aversivo (cuando uno pierde) se retrasa 25 días, al jugarse con tarjeta de crédito», explica Enrique Echeburúa, catedrático de Psicología Clínica de la Universidad del País Vasco y coordinador del libro 'Abuso de internet. ¿Antesala para la adicción al juego de azar online?', una obra patrocinada por la Fundación Codere y presentada ayer en Madrid en la que 20 expertos analizan esta enfermedad.

Según Echeburúa, las apuestas por internet poseen un elemento que las hace irresistibles para un amplio segmento de la población: la idea de apostar basándose en conocimientos previos. «El hecho de pensar que si sigues la trayectoria de un jugador o de un equipo tienes más posibilidades de acertar resulta muy atractivo», subraya el catedrático. Una característica que comparten los juegos de habilidad, como el póker, y que deriva en que las personas de más edad prefieran las tragaperras (en el caso de los hombres) o el bingo (las mujeres), en contraposición a los jóvenes.

Los que están ya acudiendo a las consultas responden a este perfil: veinteañeros que llevan unos años jugando sin darse cuenta del problema, adictos también a las redes sociales y con interés por los juegos de habilidad.