Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

 

   

Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Portada Mente Adicciones Más de la mitad de los jóvenes quieren que el cannabis se venda en farmacias
Adicciones
Más de la mitad de los jóvenes quieren que el cannabis se venda en farmacias
( 0 Votos )
21.04.16 - ANTONIO PANIAGUA

Un estudio del Centro Reina Sofía revela que la juventud está a favor de la legalización de esta droga, aunque de manera controlada

 

Más de la mitad de los jóvenes españoles (53,6%) son partidarios de que el cannabis se venda de forma controlada en farmacias. A la luz de un estudio, se constata que la apuesta liberalizadora es mayoritaria entre los encuestados, con un 62% de defensores. Los que postulan la prohibición total se encuentran muy por detrás de los que piden la legalización. En concreto, los prohibicionistas suman el 28,5%, según la encuesta 'Tendencias de cambios en la representación del cannabis. La perspectiva de adolescentes y jóvenes españoles'.

Quienes simpatizan con la legalización de los derivados del cannabis creen que debe ceñirse a los adultos y siempre que éstos fumen en privado. Solo un 2,7% aprueba una especie de barra libre que permita el consumo a cualquier persona y bajo cualquier circunstancia.

El trabajo, financiado por el Plan Nacional sobre Drogas, pone de manifiesto que los jóvenes saben de los riesgos que comporta fumar porros, si bien se muestran permisivos con esta droga. No en balde, dos de cada tres encuestados ven con buenos ojos el cultivo de cannabis, frente al 27% que se posiciona en contra. Así, un 55,8% se muestra tolerante con los clubes y asociaciones de cannabis. Frente a ellos se surge un 22,4% que erradicaría estos centros.

El trabajo ha sido elaborado mediante una encuesta por internet en la que han participado 1.205 jóvenes de entre 16 y 34 años. La coordinadora del estudio, Anna Sanmartín, destaca que la percepción del riesgo varía en función del tipo de consumo. Así, casi un 63 % cree que si es diario se convierte en una fuente de problemas, frente a un 9,8% que estima que, en general, el hachís es inocuo para las personas que están sanas.

Son más los que creen que con el paso del tiempo mejorará la aceptación social del hachís y la marihuana (37%), una opinión que contrasta con 10,7% que sostiene lo contrario. Otro 30% está convencido de que la legislación relativa a esta sustancia tenderá a suavizarse.

Ante la hipótesis de una eventual legalización, un 55% argumenta que de esta manera crecería el consumo, al tiempo que un 43,2% sospecha que aumentarían los problemas. Cuatro de cada cinco encuestados admite que su propio consumo no cambiaría en ese escenario. Un 5% cree que consumiría más y un 7% se animaría a probar esta droga.

Las mujeres, más prudentes

Eusegio Megías, director técnico de la Fundación de Ayuda a la Drogadicción (FAD), de la que depende el Centro Reina Sofía, señala que el grado de permisividad varía en función del sexo y la edad. Las mujeres, por ejemplo, son más «precavidas o conservadoras», mientras que los adolescentes «muestran una visión más parecida a los adultos» de mayor edad, proclives a la legalización.

La opinión más generalizada es que esta sustancia es muy o bastante peligrosa (59,1%). Solo un 14% minimiza su riesgo. En los efectos a largo plazo, la percepción del alcohol siendo más positiva.

La imagen de los que frecuenta n el porro varía también en función de la frecuencia del consumo. Quienes consumen cannabis de modo esporádico son percibidos como «personas corrientes». En cambio, a los que recurren a la droga con más insistencia se les ve como personas con problemas (38%), «irresponsables» (31%) o que pasan de todo (30%).

Para los autores del informe, es revelador que cerca de la quinta parte de los jóvenes dicen no conocer la legislación sobre la materia o las sanciones administrativas por consumo público. En la juventud está arraigada la idea de que el cannabis es una sustancia natural, frente a otras químicas y «manipuladas». En este sentido, como ocurre con el alcohol y el tabaco, los jóvenes consideran que el consumo de cannabis cumple muchos patrones de consumo social.

No en vano, un 42% de los encuestados cree que consumir alcohol cuando se sale conlleva más problemas que fumar cannabis. Y casi la mitad estima que el consumo en días laborables de alcohol es más problemático que el de cannabis. Por añadidura, casi el 27% piensa que la sustancia implica menos problemas de salud que el tabaco.