Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Portada Piel y estética Dermatología La psoriasis se asocia con enfermedades cardíacas y metabólicas
Dermatología
La psoriasis se asocia con enfermedades cardíacas y metabólicas
( 8 Votos )
09.02.10 - DR. MARTÍNEZ ESCRIBANO

 

La psoriasis se asocia con enfermedades cardíacas y metabólicas

 

La psoriasis es una enfermedad cutánea inflamatoria e inmunológica que afecta a un 2%-3% de la población general, y que puede originar un deterioro importante de la calidad de vida, no sólo por la enfermedad en sí, sino también por posibles patologías asociadas. Por ello es importante, sobre todo en formas extensas de la enfermedad, prevenir dichas enfermedades asociadas que, a veces de forma silente, van deteriorando la salud del paciente.
La psoriasis se caracteriza por manchas y placas rojizas, con descamación blanquecina, que pueden aparecer en la piel de los codos, las rodillas, el cuero cabelludo y, en general, cualquier parte de nuestro tegumento. También puede afectar a las uñas y, en uno de cada tres pacientes, asocia dolores articulares (en pequeñas articulaciones, como las de los dedos de las manos o en grandes articulaciones) con posibles deformidades en las articulaciones afectas.

Estudios recientes han demostrado que tanto la psoriasis cutánea como la artritis psoriásica, sobre todo en los casos más extensos y graves, se pueden asociar con enfermedades metabólicas y cardíacas como infarto de miocardio, trombosis cerebral, diabetes, obesidad (con aumento de la grasa y perímetro abdominal), elevación en los niveles de colesterol y/o de triglicéridos, o hígado graso (con leve aumento de transaminasas en ocasiones). Parece que la obesidad es un factor de riesgo importante para el desarrollo de la psoriasis y del síndrome metabólico, todo ello actuando sobre una cierta predisposición genética. Contra los genes no podemos hacer gran cosa en la actualidad, pero sí podemos modificar el curso de la enfermedad y de otras patologías concomitantes y relacionadas con la psoriasis. Así, se debe evitar el alcohol y el tabaco y seguir una dieta adecuada, intentando evitar la obesidad, además de seguir un tratamiento médico correcto, con seguimientos periódicos por el médico dermatólogo. En cuanto al tratamiento de las formas más severas de psoriasis, además de las archiconocidas cremas de corticoides (odiadas por muchos pacientes) y de otros principios activos de uso tópico, existen distintos tratamientos usados desde hace muchos años en pacientes con psoriasis, como la ciclosporina, el metotrexato, los rayos UVA y UVB, o los retinoides orales. Todos estos tratamientos son efectivos pero requieren seguimiento y revisiones más o menos frecuentes por parte del médico.

Los recientes fármacos biológicos inyectables (como Remicade®, Enbrel®, Humira® o Stelara®) usados en el tratamiento de pacientes con psoriasis moderada a grave, también podrían, por su efecto antiinflamatorio, reducir el riesgo cardiovascular y el posible síndrome metabólico. Estos tratamientos, muy seguros y eficaces, no están exentos de efectos secundarios, y requieren un perfecto control por parte del especialista, por lo que no se emplean en formas leves de psoriasis que, afortunadamente, son las más frecuentes.

El síndrome metabólico es un conjunto de cambios metabólicos, sobre todo la resistencia a la insulina que, en conjunto, ejercen un efecto proinflamatorio y protrombótico, con participación de proteínas como el TNF (factor de necrosis tumoral), que es una de las dianas de muchos tratamientos antipsoriasis. Se necesitan investigaciones para saber con certeza si el tratamiento del psoriasis puede reducir, por ejemplo, el riesgo de trombosis cerebrales, y cómo se produce este efecto. Lo interesante sería seleccionar aquellos pacientes con mayor riesgo de complicaciones para así poder diseñar las estrategias de prevención más adecuadas. Lo que está claro es que cada vez se tiende más al enfoque multidiscipliario en el manejo de patologías como la psoriasis, y esto debe ser visto como algo beneficioso para el paciente, y como una forma de promocionar la medicina preventiva, evitando o, al menos reduciendo, secuelas irreversibles y futuras bajas laborales, cosa aún más interesante en los tiempos que corren.

El Dr. Martínez Escribano es dermatólogo del Hospital Virgen de la Arrixaca y de la Clínica Openderma