Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

 

   

Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Portada Pediatría Una siesta breve mejora la capacidad de aprendizaje entre los niños
Pediatría
Una siesta breve mejora la capacidad de aprendizaje entre los niños
23.08.16 - R. C.

El sueño también juega un papel clave en la consolidación de la memoria, según un experimento científico

 

madrid. Investigadores del Instituto de Neurociencias de la Universidad Libre de Bruselas (ULB) han realizado un experimento que revela el papel fundamental del sueño en la mejora de la memoria y el aprendizaje en los niños. «Una siesta de media hora les permite asimilar y memorizar mejor lo aprendido», explicaron.

Durante el sueño, el cerebro todavía está activo y se consolidan dos tipos de memoria: la memoria declarativa, relacionada con el aprendizaje de conceptos teóricos (por ejemplo, definiciones) y la memoria de procedimiento, relacionada con las técnicas adquiridas (por ejemplo, tocar el piano). Además, el sueño también juega un papel clave en la consolidación de la memoria, pasando de memoria a corto plazo a memoria a largo plazo» ya que, mientras se duerme, la información se transfiere desde el hipocampo a las áreas de corteza de la memoria a largo plazo.

Procedimiento

Los investigadores estudiaron el fenómeno en un grupo de niños sanos, con una edad media de diez años. En la primera fase les presentaron imágenes de objetos imaginarios, cada uno con una definición que tenían que aprender, mientras se tomaban imágenes del funcionamiento de su cerebro.

A continuación, se dividió a los niños en dos grupos. Uno durmió media hora de siesta y el otro permaneció descansando, pero sin dormir. Acto seguido, los investigadores volvieron a presentarles las imágenes de los objetos imaginarios, a los que debían asignar la definición previa.

«Nos dimos cuenta de que en los niños que habían dormido la siesta, había áreas de la corteza prefrontal que estuvieron predominantemente activas. En otras palabras, con una breve siesta de media hora, la consolidación de la memoria (transición a largo plazo) ya se había producido», explica Philippe Peigneux, director del equipo de investigación.

«Esta transferencia del hipocampo a la corteza prefrontal ya se había observado en los adultos, pero solo tres meses después del aprendizaje. Nuestro estudio sugiere que el sueño en el niño permite una asimilación más rápida de nuevos aprendizajes, y la práctica de post-aprendizaje tras pequeñas siestas puede mejorar la consolidación de la memoria», sostiene Charline Urbana, primera autora del estudio, que acaba de ser publicado en la revista 'NeuroImage'.