Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

 

   

Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Portada Pediatría Nueve niños en la UCI por contagio de enterovirus
Pediatría
Nueve niños en la UCI por contagio de enterovirus
19.05.16 - BORJA ROBERT

Estos patógenos, que no suelen tener efectos graves, pueden provocar síntomas neurológicos para los que no hay un tratamiento aprobado

Cataluña confirma cuarenta casos en tres meses, la mayoría leves, pero hay dos menores con pronóstico reservado

Nueve niños en la UCI por contagio de enterovirus

Servicio de Urgencias del Hospital Vall d'Hebron. :: e. carreras

En apenas tres meses, unos cuarenta menores de seis años han tenido que recibir atención médica en Cataluña a causa de un contagio por enterovirus. Y aunque la mayoría evoluciona favorablemente, nueve han tenido que ingresar en una unidad de cuidados intensivos, dos de ellos con pronóstico reservado. La situación es anómala porque, aunque las infecciones por esta clase de patógenos son frecuentes, no es habitual que tengan efectos graves sobre tantos pacientes. En un 80% de las ocasiones, las personas que se contagian por estos microorganismos no llegan a presentar síntomas e, incluso cuando éstos aparecen, casi siempre son leves.

Ayer, el consejero de Salud de Cataluña, Antoni Comín, pidió tranquilidad en una entrevista en TV3. «Los pediatras saben cómo actuar», afirmó. Aun así, por lo inusual de la situación, la Generalitat ha activado una comisión de seguimiento -liderada por la Unidad de Pediatría de Hospital Vall d'Hebron- que supervisará la evolución de este posible brote y ha establecido un protocolo de intervención clínica para detectar otros casos, si los hubiera, y actuar lo antes posible.

Todavía no está claro si este inesperado número de ingresos de niños por contagio de enterovirus es fruto de la casualidad o la consecuencia de un brote. Esta familia de patógenos, compuesta por más de 80 variantes -serotipos- está muy extendida y puede manifestarse de formas muy diversas. Meningitis, encefalitis, fiebre aftosa o parálisis flácida, entre otras, aunque no suele pasar de una fiebre o un cuadro respiratorio parecido al catarro. Como su transmisión es fecal-oral -partículas de las heces de un afectado acaban en la boca de otro, contagiándolo-, la mayoría de casos en los países desarrollados se produce entre niños. Estos, además, son más susceptibles de padecer una infección porque su sistema inmunitario está menos desarrollado.

En colegios y guarderías

«Se suele dar en colegios y en guarderías, y más o menos en forma de brotes porque unos niños contagian a otros», explica María Cabrerizo, investigadora del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) y especialista en enterovirus. En un momento cualquiera, afirma, puede haber hasta veinte serotipos diferentes de estos patógenos en circulación. «La mayoría de infecciones son asintomáticas, aunque en un 20% pueden llegar a la sangre, viajar a otros órganos y ahí producir una patología», aclara. De estas últimas, las más frecuentes son las neurológicas y no suelen ser muy graves. La meningitis aséptica -no bacteriana-, por ejemplo, se cura en dos o tres días en prácticamente todos los casos sin necesidad de intervenir. Casi cualquier enterovirus puede provocar la mayoría de estas dolencias. «Depende más del órgano al que lleguen», destaca la investigadora.

Aun así, de los 80 serotipos hay dos que los investigadores sospechan que son más proclives a provocar patologías peligrosas. «El 71 y el D68 se asocian, aunque siempre de forma esporádica, a complicaciones neurológicas graves», explica Cabrerizo. El 71 actúa normalmente en Asia, donde provoca brotes frecuentes, y el D68 campa sobre todo por Europa y América. Excepcionalmente aparecen ambos en cualquier área del mundo.

Desde que se describió en los 70, el enterovirus D68 se consideraba un primo hermano del catarro común. Provoca más contagios en los meses fríos y sus síntomas son cuadros respiratorios de poca importancia. «Hasta que, en agosto de 2014, empezaron a describirse esporádicamente casos más graves que incluso requerían de cuidados intensivos», asegura Cabrerizo. Esporádicos de verdad. Desde entonces, se han identificado menos de 10 casos en toda Europa en los que el enterovirus D68 sea el principal sospechoso.

El hallazgo es tan reciente, y los casos tan reducidos, que todavía es pronto para determinar si este serotipo es el responsable de estos casos más graves de encefalitis y parálisis flácida, ya que estas dolencias pueden tener otras causas. Aunque, si se confirmase como el responsable de los casos de Cataluña, según Cabrerizo, algo habría cambiado. «Si todos son por D68, entonces habría que calificarlo de brote», asegura.