Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

 

   

Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Portada Pediatría Unicef y OMS reclaman más medidas para proteger la lactancia materna
Pediatría
Unicef y OMS reclaman más medidas para proteger la lactancia materna
10.05.16 - DANIEL ROLDÁN

Los países más pobres son los más cumplidores en el fomento de esta alimentación durante los seis primeros meses de vida de los pequeños

Hanne Dahl fue la primera mujer en llevar a su bebé a una sesión en el Parlamento Europeo hace ahora siete años; un año más tarde, la italiana Licia Ronzulli imitaba a su colega danesa y se llevaba a su recién nacido para concienciar a la sociedad -y a los políticos comunitarios- de la cuadratura del círculo que supone en muchas ocasiones conciliar la vida laboral y familiar. Sobre todo en la época de lactancia. Lo mismo quiso denunciar Carolina Bescansa el pasado enero en el Congreso, cuando apareció con Diego en brazos. Un aspecto que muy pocos países se toman en serio. Unicef, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Red Internacional de Grupos pro Alimentación Infantil (Ibfan) han elaborado un informe sobre el grado de cumplimiento del Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de Leche Materna que quiere fomentar la lactancia.

Pero el cumplimiento del Código es otro cantar. Solo 39 países tienen leyes que ponen en vigor todas las disposiciones del Código; son dos más que hace cinco años, pero siguen siendo muy pocos. De los 194 países estudiados, 135 implantaron alguna medida recogida en este acuerdo alcanzado en la Asamblea Mundial de la Salud que exige a los países que protejan la lactancia materna poniendo fin «a la comercialización inadecuada de los sucedáneos de leche materna, los biberones y las tetinas». Asimismo prohibe todas las formas de promoción de sucedáneos de la leche materna, incluida la publicidad, la entrega de regalos a los trabajadores de la salud y la distribución de muestras gratuitas. Además, las etiquetas no pueden promover ventajas nutricionales o de salud, ni incluir imágenes que idealicen la leche infantil. Estos dos puntos son los únicos que cumple España. No es el único país de la UniónEuropea con tan poco cumplimiento. Eslovaquia, Eslovenia, el Reino Unido o Suecia también tienen dos. Macedonia, en cambio, cumple cinco de los veinte criterios.

Estos países son una muestra de la tendencia general en el cumplimiento del Código: los países ricos no se esfuerzan y, en cambio, los estados con menos recursos sí que fomentan la lactancia materna siguiendo las indicaciones de la OMS y, en parte, por una cuestión económica: es mucho más barato que los sucedáneos. En Europa, solo el 6% de los países tiene una legislación en consonancia con el texto; en el Pacífico occidental, el 15%; en América, el 23%; en el Mediterráneo Oriental, el 29%, en África, tres de cada diez países y en Asia Suroriental, el 36%. Además, el estudio señala que solo 32 países han comunicado haber puesto en vigor mecanismos de seguimiento. «De estos, pocos son funcionales», añade el estudio.

«Todavía hay muchos lugares donde se desborda a las madres con información errónea o sesgada a través de la publicidad y la promoción de ventajas sin fundamento sobre la salud», apunta el doctor Francesco Branca, director del Departamento de Nutrición para la Salud y Desarrollo de la OMS. «Esto puede distorsionar las percepciones de los padres y madres y socavar la confianza en la lactancia materna, con el resultado de que muchos niños no reciban sus beneficios», añade.

Seis meses

La OMS y Unicef recomiendan alimentar a los bebés con leche materna durante los primeros seis meses de vida y combinarlo hasta los dos años con otros alimentos adecuados. Además, inciden en que los niños amamantados demuestran mejores resultados en las pruebas de inteligencia y tienen menos probabilidad de sufrir sobrepeso o diabetes a lo largo de la vida.

Estos organismos de Naciones Unidas añaden que si se aumentara la lactancia materna hasta niveles universales, «se podrían salvar cada año las vidas de más de 820.000 niños menores de cinco años y 20.000 mujeres».