Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

 

   

Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Portada Pediatría La vacunación, derecho fundamental de los niños
Pediatría
La vacunación, derecho fundamental de los niños
11.07.15 - COM

El Colegio de Médicos se une a la defensa de este método preventivo frente a los últimos movimientos contrarios a esta práctica y que ponen en riesgo la Salud Pública

La vacunación, derecho fundamental de los niños

Las vacunas son una de las intervenciones en salud más notables jamás desarrolladas. La vacunación ha conseguido erradicar la viruela y ha mantenido a Europa libre de poliomielitis desde 2002. Estas enfermedades causaron muerte y discapacidad a millones de personas en el pasado. La incidencia de otras patologías como la difteria o el tétanos se ha reducido drásticamente desde que se introdujo la vacunación rutinaria contra estas enfermedades. Sin embargo, estamos muy lejos de aprovechar el beneficio potencial ofrecido por muchas de las vacunas disponibles en la actualidad. Los costes económicos y sociales innecesarios causados cada día por enfermedades prevenibles por ellas no deberían ser aceptables en nuestra sociedad, más aún en los difíciles tiempos actuales.

Durante las últimas semanas hemos sido testigos de una triste historia relacionada directamente con este tema. Hemos asistido a la hospitalización y posterior muerte por difteria de un niño que no había sido vacunado, reabriendo el debate sobre los beneficios y los efectos adversos de la vacunación en España.

La difteria es una enfermedad infecciosa aguda epidémica, que ataca sobre todo a niños y adultos por encima de los 60 años, y erradicada en nuestro país gracias a la forma más efectiva de control contra ella, y que es mantener el más alto nivel de vacunación entre la población.

La vacunación produce un efecto inmediato proporcionando una protección a largo plazo de la persona vacunada. Además, el beneficio secundario de la vacunación, muy importante y a veces desconocido, es la protección que obtiene la comunidad, ya que si logramos que mucha gente se vacune, se consigue proteger a aquellas personas que no las pueden recibir, como es el caso de los recién nacidos y de las personas con problemas de la inmunidad. Al no garantizar las vacunas disponibles en nuestro calendario una protección del cien por cien, es muy útil, también, para aquellas personas que aun habiendo recibido la vacuna no han quedado protegidas.

En la actualidad, se da la paradoja de que las vacunas son víctimas de sus propios logros, ya que lejos de acordarnos de las complicaciones, habitualmente graves e incluso mortales, que producían las enfermedades prevenidas por vacunación, solamente nos llaman la atención las escasas complicaciones, casi siempre leves y de corta duración, que producen algunas vacunas: «el éxito de las vacunas es su mayor enemigo». Como sabiamente decían los clásicos: «más vale un gramo de prevención que un kilo de curación».

Movimientos antivacuna

Los colectivos y movimientos contrarios a la vacunación, la mayoría de las veces con argumentos imposibles de sostener por la evidencia científica, producen un grave perjuicio a la sociedad. Muchas veces son responsables, en parte, del descenso de las tasas de vacunación que desencadenan la aparición de brotes de enfermedades fácilmente prevenibles. En los últimos años, estamos asistiendo a la reaparición del sarampión, acompañado de sus complicaciones, no solo en España, sino en los países de nuestro entorno. En el año 2011 se produjeron más de 30.000 casos de sarampión en Europa, con 9 muertes en niños pequeños, que se podrían haber evitado si no hubiera descendido en los últimos años el número de personas vacunadas. Probablemente una de las causas por las que proliferan estas creencias es el desconocimiento que existe en relación al largo proceso de elaboración de las vacunas, que, en ocasiones, dura alrededor de 10 años hasta que se aprueba su administración a la población, y en el que se llevan a cabo rigurosos estudios de seguridad, tanto antes como después de su salida al mercado, y que son mucho más estrictos que con otros medicamentos que muchos de nosotros tomamos de forma habitual, según datos facilitados por los doctores José A. Navarro Alonso, Pedro J. Bernal González y Jaime J. Pérez Martín, del Servicio de Prevención de la Consejería de Sanidad y Política Social del Gobierno de la Región de Murcia.

En palabras del pediatra Carlos González, autor del libro 'En defensa de las vacunas', «los padres que no vacunan a sus hijos suelen estar informados, pero muy mal informados. Creen que las vacunas son inútiles, innecesarias o peligrosas, pero desconocen que las páginas y libros que atacan la vacunación lo hacen en base a errores, medias verdades, falacias, datos mal interpretados y supuestas conjuras de la industria farmacéutica».