Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

 

   

Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Portada Otras Riñón Una murciana recibe un riñón de su marido vivo en la primera donación entre personas sin lazos de...
Riñón
Una murciana recibe un riñón de su marido vivo en la primera donación entre personas sin lazos de...
( 1 Voto )
04.06.09 - J. P. PARRA

La Arrixaca llevó a cabo hace poco más de un mes el primer trasplante en la Región en el que se usa un riñón de un paciente vivo que no tiene lazos de sangre con la persona trasplantada. Se trata de una mujer que ha recibido el órgano de su marido. Desde que en el año 2002 se inició en la Región el programa de donación de riñón de pacientes vivos se han realizado cuatro intervenciones, pero hasta la fecha en todos los casos el intercambio se había producido entre hermanos. Éste es un paso más en el impulso que se quiere dar en la Región a este tipo de trasplantes, que son una solución ante el aumento constante de la demanda de órganos.

Murcia sigue batiendo récord en trasplantes. En los cinco primeros meses del 2009 se han practicado 115 intervenciones de este tipo, nueve más que en el mismo periodo del año pasado. De esta forma, el porcentaje de donación se sitúa en 37,1 personas por cada millón de habitantes, una cifra que supera en tres puntos la media nacional y que sitúa a la Región en el quinto puesto del ránking autonómico en este campo. Sin embargo, el coordinador regional de trasplantes, Pablo Ramírez, recordó ayer que las listas de espera para recibir un órgano siguen aumentando pese a la solidaridad de los murcianos, porque cada vez hay más casos en los que el trasplante es viable.

Además, el director general de Salud Pública, Francisco García Ruiz, recordó que el porcentaje de negativas a donar los órganos de un ser querido fallecido sigue rondando el 20%. En estos momentos, 190 murcianos esperan un trasplante. De ellos, 126 aguardan un riñón.

El tiempo de espera varía entre los seis meses de media en el caso del hígado y los dos años y medio o incluso tres que pueden llegar a aguardar quienes necesitan un riñón.