Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

 

   

Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Otras especialidades
Un dispositivo español predice las crisis de los pacientes de epilepsia
( 0 Votos )
18.10.18 - EFE

 

La empresa española MJN-Seras ha desarrollado un auricular que registra la actividad cerebral y predice cuándo un paciente de epilepsia puede sufrir su próxima crisis, una herramienta para "reducir la incertidumbre" de estas personas y ayudarles a vivir "sin miedo", según su fundador.

"Las personas que tienen epilepsia viven con el miedo de no saber cuándo pueden tener una crisis y si esta les puede generar un accidente", ha explicado a EFE Salvador Gutiérrez, fundador de esta empresa que recibió este miércoles el premio Fundación Mapfre a la innovación social en el área de salud.

El dispositivo desarrollado por esta compañía con sede en Gerona es un pequeño auricular, parecido al que utiliza una persona con problemas de audición, que recoge la actividad cerebral del paciente y la envía a una aplicación móvil equipada con algoritmos que calculan la probabilidad de sufrir una crisis.

En el momento en el que el riesgo supera determinado umbral, el teléfono del paciente recibe una alerta, que puede configurar como una llamada, un mensaje o una notificación para él y sus familiares o cuidadores, para que se ponga en posición de seguridad y aguarde a que pase la crisis.

"Ponerse en seguridad para una persona con epilepsia significa sentarse en el suelo, que no haya ningún tipo de obstáculo para no darse un golpe, y dejar que pase la crisis", ha relatado Gutiérrez.

Una vez pasado el riesgo, la aplicación pregunta al paciente si se encuentra bien o ha sido un falso positivo, e incluso los creadores de este dispositivo están valorando preparar un protocolo de seguridad que permita conectarlo con los sistemas de alerta de los servicios de salud en caso de no recibir respuesta del paciente.

Según las estimaciones de MJN-Seras, en España hay unas 700.000 personas que sufren epilepsia, y de ellas un tercio son resistentes a los fármacos, lo que provoca que sufran crisis incluso con medicación, y serían los principales beneficiados por este sistema.

La compañía se encuentra en el proceso de ensayos clínicos, con resultados positivos con decenas de pacientes y un centenar de crisis registradas.

Sus próximos pasos serán la publicación de un artículo académico y la certificación europea como dispositivo médico.

"En estos momentos acabamos de finalizar la primera parte de un ensayo clínico en Barcelona con resultados muy buenos, y si todo va como esperamos, creemos que estaremos en este mercado a finales de este año o a principios del que viene", ha detallado uno de sus fundadores.

Salvador Gutiérrez, economista de formación, se embarcó en este proyecto cuando hace seis años su amigo David Blázquez, ingeniero y socio de la compañía, le relató que su hija tenía epilepsia y le explicó la problemática de no saber cuándo sería la siguiente crisis.

A partir de ahí, comenzaron un proceso de desarrollo con ingenieros, informáticos y con un consejo asesor con neurólogos, con el que llegaron a este dispositivo, que mejora otras ideas como las pulseras que miden el movimiento del cuerpo, ya que permiten anticiparse a las crisis.

Con un equipo de ocho personas, esta compañía ha logrado reunir 1,5 millones de euros en financiación entre rondas de inversión, un préstamo de la entidad pública de innovación Enisa y un programa de retos de I+D+i del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades.

A estas aportaciones añadieron este miércoles los 30.000 euros del galardón de Fundación Mapfre a la innovación social, para una empresa que quiere combinar la investigación, a la que dedican el 10 % de sus ventas, con el impulso de iniciativas sociales, destino del 5 % de sus beneficios.