Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

 

   

Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Otras especialidades
Un juez investigará si ocho muertes están vinculadas a los recortes sanitarios
( 0 Votos )
06.04.17 - CRISTIAN REINO

Un exjefe de la unidad de cirugía cardiovascular del hospital Vall d'Hebrón denuncia manipulaciones en las listas de espera

Un juez investigará si ocho muertes están vinculadas a los recortes sanitarios

Los facultativos del Vall d'Hebrón Anna Ochoa, Vicenç Martínez, Alberto Igual y Josep Tabernero, en la rueda de prensa ofrecida ayer. :: efe

La Audiencia de Barcelona ha ordenado abrir una investigación para determinar si el fallecimiento de ocho personas en la unidad de Cardiología del hospital barcelonés del Vall d'Hebrón están relacionadas con los recortes presupuestarios aplicados por la Generalitat en la sanidad pública en los últimos años. Las muertes se produjeron entre 2015 y 2016.

La investigación obedece a una denuncia presentada por el doctor Manuel Galiñanes, que fue cesado por el Instituto Catalán de la Salud (ICS) de su cargo de jefe de servicio de cirugía cardíaca del Vall d'Hebrón en noviembre de 2015. Según la denuncia del facultativo, la gerencia del hospital hizo una presunta manipulación de las listas de espera de los pacientes dependientes de dicho servicio con problemas graves de corazón. Además, denunció que los recortes presupuestarios de la sanidad pública referidos a dicho servicio, concretamente a los quirófanos y camas, pudo causar el fallecimiento de una serie de pacientes.

El auto de la Audiencia de Barcelona, que reabre el caso, afirma que «se debe determinar si ha existido una posible relación causal» entre el fallecimiento de ocho pacientes y «la actuación de los gerentes del hospital», por lo que insta a que se practiquen las diligencias necesarias para el «esclarecimiento de los escritos contenidos en el escrito de denuncia». Según el juez, si los hechos denunciados fueran ciertos, «podrían integrar, por lo menos, diversos delitos de homicidio en comisión por omisión o por imprudencia, sin perjuicio de otras eventuales calificaciones jurídicas». Y por tanto entiende «esencial» que un médico especialista forense elabore el informe acerca de la causa de los fallecimientos denunciados.

En un primer momento, la Fiscalía archivó las diligencias, tras recibir un informe de la administración catalana, negando irregularidades. Pero Galiñanes, que lleva año y medio de cruzada judicial para que se conozca el impacto real de los recortes en la sanidad, insistió en la denuncia y acudió a los juzgados. El juez instructor archivó la causa al considerar que los «recortes al sistema médico causados por la crisis no pueden ser objeto de control judicial al ser una decisión política y económica». El cirujano no cejó y poco después presentó un recurso a la Audiencia de Barcelona, que ahora ordena abrir diligencias.

El gerente del hospital, Vicenç Martínez Ibáñez, negó ayer cualquier tipo de manipulación de las listas de espera y se ofreció para colaborar con la Justicia. Según el responsable médico, las muertes que ahora la Audiencia quiere investigar se produjeron por motivos ajenos al tiempo de espera. En concreto, citó casos de muerte súbita, ictus o cáncer. Incluso habló de que, en algún caso, los pacientes rechazaron operarse. «Estamos absolutamente tranquilos. Hemos revisado todas las historias de los nuevos casos aportados y queremos expresar la máxima confianza en nuestro servicio de cirugía cardíaca por su profesionalidad y porque ha hecho un enorme esfuerzo para reducir las listas de espera», aseguró Martínez.

Según la denuncia, existían pacientes muy graves que necesitaban ser operados de urgencia y no se hizo. El doctor Galiñanes lo atribuyó a los recortes, en el sentido de que en lugar de 15 intervenciones semanales, solo se hacían tres. La denuncia señala que para camuflar este extremo se modificaron las listas de espera del servicio. Los responsables hospitalarios apuntaron que esta manipulación no es posible porque son datos centralizados en el Servicio Catalán de la Salud. «La única forma de borrar a un paciente de una lista es darle la baja definitiva» y que, una vez que un enfermo se inscribe en una de ellas, no se puede manipular el cómputo, pues de lo contrario «las listas de espera no tendrían sentido», señaló la directora asistencial del Hospital, Ana Ochoa.

La denuncia señala que los pacientes como los que son objeto de la investigación no pueden esperar más de 90 días para ser operados y en este caso superaron ese listón, llegando incluso a 140 días.