Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

 

   

Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Otras especialidades
Primer trasplante hepático infantil por laparoscopia de un donante vivo en España
( 0 Votos )
17.05.16 - CECILIA CUERDO

La bebé, de nueve meses, recibió el 20% del hígado de su tía durante esta operación, llevada a cabo en el hospital de Córdoba

Primer trasplante hepático infantil por laparoscopia de un donante vivo en España

La bebé, sujetada por su madre, y la tía, a la derecha. :: R. Alcaide / Efe

sevilla. Con tan solo nueve meses, la pequeña Enma se ha convertido en el emblema de los transplantes hepáticos de un donante vivo mediante cirugía laparoscópica, una técnica menos invasiva que permite acceder al órgano del donante mediante varias incisiones, sin tener que abrir al paciente, y que además minimiza riesgos para donante y receptor. Un hito médico sin precedentes, según han resaltado en el Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba, que ha sido posible gracias a la labor de 25 de sus profesionales.

La operación se realizó hace unos meses, y ha sido ahora, cuando Enma está a punto de cumplir un año, cuando se ha certificado que todo ha salido bien. Al poco de nacer, los padres detectaron que «la niña tenía la piel y los ojos amarillitos, estaba inflamada y tardaba horas en hacer la digestión de la leche», por lo que se pensaron inicialmente que podía ser un problema con la leche materna, pero al mes le diagnosticaron un problema hepático. La pequeña había nacido con una atresia de vías biliares, una enfermedad congénita poco frecuente que hace que los conductos que transportan la bilis desde el hígado hasta la vesícula se obstruyan.

La única opción era un trasplante de hígado, pero la lentitud en las listas de espera de donantes fallecidos hubiera supuesto un problema para la menor. Ante esa tesitura, los médicos optaron por realizar pruebas de compatibilidad a la familia para probar una donación intervivos mediante laparoscopia, una técnica en la que los profesionales del centro habían estado formándose en otros países y habían realizado con anterioridad, aunque nunca en un caso como este.

Su tía materna Ana, de 35 años, resultó ser la candidata perfecta para donar el 20% de su hígado. Ayer se mostraba exultante de felicidad. «Lo haría una y mil veces», aseguró, animando «a todo el mundo a que sea donante, porque la recompensa de ver a mi sobrina sana y feliz supera las molestias» de una operación que se prolongó durante 11 horas ante la dificultad de adaptar los vasos sanguíneos del órgano a los del bebé. Las secuelas son solo estéticas, y menores que por ejemplo una cesárea, según los médicos.