Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

 

   

Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Portada Otras Oftalmología El uso excesivo del aire acondicionado provoca sequedad en los ojos
Oftalmología
El uso excesivo del aire acondicionado provoca sequedad en los ojos
( 0 Votos )
19.06.12 - LV

 

El uso excesivo del aire acondicionado provoca sequedad en los ojos 

 

Con el verano a la vuelta de la esquina y las temperaturas cada vez más altas, es normal que empecemos a usar ventiladores y aparatos de aire acondicionado para refrescarnos, aunque, en la mayoría de casos, las personas no son conscientes de los problemas que puede acarrear el uso excesivo de estos aparatos para la salud de sus ojos.

El síndrome de ojo seco es uno de los trastornos oculares más frecuentes cuyos síntomas se ven incrementados por el aire acondicionado, los ventiladores, el uso excesivo de la calefacción, los lugares cargados de humos, las corrientes de aire y la contaminación ambiental, que resecan la superficie ocular, aumentando el número de personas que lo sufren.

En general, aunque no suele tratarse, la sequedad ocular provoca muchas molestias, por lo que el Colegio de Ópticos-Optometristas de la Región de Murcia (COORM) aconseja su prevención, ya que, en el caso de padecerlo, puede afectar a la calidad de vida de la persona que lo sufre. Especialmente en usuarios de lentes de contacto, pues podría ser una causa de incomodidad y rechazo al porte de este tipo de corrección visual.

Tal y como apunta el COORM, los síntomas más frecuentes son: la sensación de arenilla, como si se tuviera un cuerpo extraño en el ojo, ardor, cansancio, visión borrosa y presencia de secreción mucosa. Asimismo, es importante descartar las causas que provocan dicha sintomatología, que pueden ser muy diversas, como afecciones inflamatorias de los párpados, irregularidades en las superficies oculares, problemas hormonales o nutricionales, enfermedades sistémicas, o tratamientos farmacológicos”. De hecho, a veces, tal y como señala la presidenta del COORM, Ana Belén Almaida, “simplemente ocurre por una frecuencia de parpadeo reducida o una posición de la cabeza inadecuada, que provoca que la apertura palpebral sea mayor y no se pueda completar el parpadeo, sobre todo en usuarios de pantallas de ordenador”.