Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

 

   

Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Portada Otras Geriatría Izpisua anuncia un primer paso para revertir el envejecimiento
Geriatría
Izpisua anuncia un primer paso para revertir el envejecimiento
( 0 Votos )
16.12.16 - J. P. PARRA

Una investigación del científico de la UCAM de Murcia logra rejuvenecer células de piel humana en laboratorio y también de ratones con progeria

Izpisua anuncia un primer paso para revertir el envejecimiento

El científico Juan Carlos Izpisua, ayer en la UCAM, durante la presentación de los resultados de la investigación. :: guillermo carrión / agm

Los grandes avances médicos de la historia y la mejora de la higiene y de las condiciones de vida han permitido que vivamos cada vez más tiempo. Llegar a los cien años, o incluso superar ese límite, será cada vez más habitual. Pero, ¿en qué condiciones?, ¿con qué calidad de vida? Vencer al proceso de envejecimiento y prevenir con ello la aparición de enfermedades asociadas a la edad -desde las neurodegenerativas a las cardiovasculares- sigue siendo la gran asignatura pendiente. El científico hellinero Juan Carlos Izpisua, profesor del Laboratorio de Expresión Génica del Instituto Salk de California y catedrático extraordinario de Biología del Desarrollo de la UCAM, ha dado ahora un primer paso al lograr rejuvenecer células de ratones afectados por progeria, una enfermedad de las denominadas raras que produce un envejecimiento acelerado y prematuro.

Más aún, Izpisua ha conseguido revertir el envejecimiento también en células de piel humana, en laboratorio. «El resultado ha sido idéntico en ambos casos, lo que nos da muchas esperanzas», aseguraba ayer el científico en conversación con 'La Verdad'. En la investigación, cuyas conclusiones aparecen publicadas en la revista 'Cell', han participado el Instituto Salk, el Clínic de Barcelona, la UCAM y la clínica Cemtro, que dirige el murciano Pedro Guillén.

Izpisua explicó ayer en la Católica las claves de este avance. No se trata de una fórmula mágica para alargar la vida indefinidamente, «sino de tratar de entender el proceso del envejecimiento para que los últimos años de nuestra vida sean más saludables», subrayó.

El paso dado por el equipo liderado por Izpisua ha sido posible gracias a la utilización de técnicas de reprogramación celular, un procedimiento que revolucionó la ciencia en 2006, cuando fue descubierto por el japonés Shinya Yamanaka. Su aplicación en ratones con progeria ha permitido prolongar la vida de estos animales un 30%. Un resultado sin duda alentador.

Lo que hizo Yamanaka en su día fue convertir células adultas en células madre pluripotentes (iPCS) mediante la introducción de una combinación de cuatro genes. Las iPCS, al igual que las células madre embrionarias, son capaces de dividirse de forma indefinida y convertirse en cualquier tipo de célula de nuestro cuerpo. Pero este crecimiento es una de las características del desarrollo del cáncer. Intentar devolver las células envejecidas a un estado embrionario podía llevar a un fallo orgánico y a la muerte, así que Izpisua se planteó una alternativa: inducir los factores de Yamanaka durante un periodo de tiempo más corto que el usado para convertir una célula adulta en una iPCS.

En definitiva, se llevó a cabo una reprogramación parcial, de forma que las células rejuvenecieron sin perder su identidad. Este resultado abre la puerta a muchas posibilidades, aunque sea en una fase muy inicial. «Nuestro estudio demuestra que el envejecimiento no evoluciona en una sola dirección. Tiene plasticidad y, modelando adecuadamente el proceso, puede revertirse», explica Izpisua. ¿Dónde puede ser más útil esta técnica de reprogramación parcial? «Puede ser muy fructífera si nos centramos en el músculo, el cartílago o determinados órganos como el páncreas», subraya el profesor del Instituto Salk a 'La Verdad'.

Lo que permite este rejuvenecimiento celular es que los tejidos u órganos recuperen la funcionalidad que han ido perdiendo con el proceso de envejecimiento. Todavía es muy pronto, advierte Izpisua, para dar el paso en un ensayo con humanos. De momento, solo se ha probado en ratones y en células de piel humana en laboratorio. Es en esta última fase en la que ha participado la UCAM, según explica Izpisua. La Católica también ha aportado financiación al proyecto.