Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

 

   

Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Portada Otras Geriatría Las emociones positivas, garantía de longevidad a partir de los 55 años
Geriatría
Las emociones positivas, garantía de longevidad a partir de los 55 años
( 1 Voto )
06.03.12 - RAQUEL SUÁREZ

Los buenos sentimientos reducen el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, según recientes estudios de la Fundación Española del Corazón

Las emociones positivas, garantía   de longevidad a partir de los 55 años

Mantener un buen estado de ánimo mejora la salud cardiaca. :: ALV

Diversos estudios, difundidos por la Fundación Española del Corazón (FEC), han demostrado que las emociones positivas influyen directamente en la salud del corazón, reduciendo los riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares y contribuyendo a alargar la esperanza de vida. Estas investigaciones afirman que los vínculos afectivos, que con la pareja, amigos y familiares, mejoran la presión arterial, lo que ayuda a reducir los niveles de ansiedad, estrés y depresión, conocidos como «factores psicológicos del riesgo».

Por otra parte, las personas sanas emocionalmente tienen un mayor control sobre sus pensamientos, sentimientos y comportamientos, lo que repercute en su salud física y en su bienestar. Los expertos aseguran que pensar en positivo hace que se sientan bien consigo mismas y que tengan buenas relaciones interpersonales, lo que les permite poner los problemas en perspectiva.

Por el contrario, el organismo responde al estrés produciendo hormonas de estrés. Estas hormonas ayudan a su cuerpo a responder a situaciones de necesidad extrema pero si se producen en exceso, durante un largo período de tiempo, se traduce en agotamiento físico y mental, por lo que las personas que están continuamente bajo los efectos de una gran tensión son, con frecuencia, emocionales, ansiosas, irritables e incluso depresivas. El entorno afectivo también ayuda a mejorar la respuesta ante tratamientos de enfermedades como el cáncer, la diabetes o las cardiopatías. Así lo ratifica un estudio llevado a cabo por la World Heart Federation en el que se demostró que las personas con unos fuertes lazos afectivos, mejoraban entre dos y cuatro veces su capacidad para reponerse de la enfermedad de la que estaban siendo tratados. Sin duda, el amor es positivo para la salud del ser humano, lo que podría estar relacionado con el hecho de que, durante la fase del enamoramiento, el cerebro segrega hormonas como la oxitocina, la dopamina o la adrenalina, que protegen el sistema cardiovascular.

El doctor Miguel Ángel García Fernández, vicesecretario de la Sociedad Española de Cardiología, señala en el informe publicado por la SEC que «existe una clara relación entre nuestro estado de ánimo y la salud de nuestro corazón. Así, para prevenir enfermedades cardiovasculares, además de controlar la tensión, los niveles de colesterol, realizar ejercicio y seguir una dieta saludable, hemos de favorecer la presencia de sentimientos positivos reforzando nuestros lazos afectivos con nuestro entorno».

Por el contrario, otras investigaciones han demostrado que las personas con problemas sentimentales cuentan con una menor defensa cardiaca, es el caso del estudio 'Marital Stress Worsens Prognosis in Women With Coronary Heart Disease', llevado a cabo por el Instituto Karolinska de Estocolmo y que estudió a 600 mujeres de entre 30 y 65 años. Según destaca García Fernández, «el estudio fue esclarecedor y sorprendente, ya que se demostró que las mujeres con matrimonios muy estresantes tenían tres veces más riesgo de sufrir algún ataque cardiaco que las mujeres que vivían con una buena relación con su pareja». Dicha investigación concluyó que el estrés en el matrimonio provoca una progresión de la arteriosclerosis coronaria, con un aumento de la inestabilidad de las placas ateroescleróticas que favorecen la aparición de complicaciones cardiacas.

La conclusión de dichos estudios, difundidos por la Fundación Española del Corazón (FEC), es que mantener una buena salud emocional influye directamente en la salud del corazón reduciendo los riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares y contribuyendo a alargar, de esta manera, la esperanza de vida.

En este sentido, el psicólogo Enrique García, profesor de la UNED y autor de numerosos libros sobre psicología positiva explicó, en una de sus más recientes conferencia, que es extraordinaria la influencia que las emociones positivas tienen sobre la salud: «La gente más sana es la que ha valorado más las cosas positivas. A todo el mundo nos pasan cosas buenas y malas, pero los que valoran más lo positivo tienen mejor salud», afirma. El experto añade que «se han hecho muchos estudios que permiten afirmar con rotundidad que, a partir de los 55 años, las emociones positivas son un protector de salud y una garantía de longevidad».