Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

 

   

Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Portada Otras Fisioterapia De dos años de espera para el diagnóstico a sólo tres meses
Fisioterapia
De dos años de espera para el diagnóstico a sólo tres meses
( 1 Voto )
21.05.09 - J. P.
De dos años de espera para el diagnóstico a sólo tres meses
EXPERTOS. María Galindo y Luis Francisco Linares. / J. LEAL

Diagnosticar la artritis reumatoide lo antes posible es vital para evitar la incapacidad, la falta de calidad de vida y la erosión de las articulaciones. Por eso, los hospitales de la Región cuentan, al igual que ocurre en el resto de España, con una «vía rápida» de acceso de los pacientes que presentan sospechas fundadas de esta enfermedad. Cuando los médicos de familia detectan alguno de estos casos, lo derivan inmediatamente al reumatólogo. En La Arrixaca, también participa en este programa el servicio de urgencias. Antes, un afectado por artritis reumatoide podía esperar dos años a que llegase el diagnóstico. Ahora, si la coordinación entre médicos funciona correctamente, no debería aguardar más de tres meses para ver al especialista.

Aunque la artritis no tiene cura, sí se puede lograr «el control perfecto de la enfermedad», explica Luis Francisco Linares, reumatólogo de La Arrixaca y profesor de la Universidad de Murcia. «Los tratamientos biológicos permiten frenar el desarrollo, la inflamación articular. Esta enfermedad es como un incendio. Cuando antes se controle, menos superficie se quema y menos daños hay. Por eso, su detección precoz es fundamental». Francisco Linares ofrecerá mañana una ponencia sobre los avances desarrollados en este último año junto a María Galindo, especialista del Hospital 12 de Octubre de Madrid. «No se conocen las causas de la artritis reumatoide», explica la doctora. Sólo se sabe que ante una posible base genética, una serie de factores exógenos -se habla del tabaco, infecciones virales o incluso de determinados fármacos- desencadena una respuesta inflamatoria.

De momento, y mientras se intentan despejar todas estas dudas, se trabaja en la mejora de los tratamientos. La mayor parte de los pacientes tienen que continuar con el tratamiento aunque se consiga controlar la enfermedad. Sin embargo, los reumatólogos tratan de determinar «si en algunos casos se pueden reducir dosis o incluso suspender» la medicación, explica el bilbaíno García Llorente.