Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

 

   

Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Portada Otras Enfermedades infecciosas La OMS utilizará la nueva vacuna contra el ébola en el brote del Congo
Enfermedades infecciosas
La OMS utilizará la nueva vacuna contra el ébola en el brote del Congo
( 0 Votos )
16.05.17 - J. LUIS ÁLVAREZ

Las autoridades del país han confirmado dos fallecidos y 17 casos sospechosos de padecer las fiebres hemorrágicas

La OMS utilizará  la nueva vacuna contra el ébola en el brote del Congo

Un voluntario recibe una dosis de la vacuna experimental en Conakry. :: Yann Libessart / efe

La Organización Mundial de la Salud (OMS) está preparada para enviar a la República Democrática del Congo dosis de la nueva vacuna contra el ébola, en caso de que así sea requerido. El brote detectado el pasado 22 de abril en el norte del país ha causado ya la muerte a dos personas, aunque hay un tercer fallecido que está siendo investigado. Además, otras 17 personas están aisladas bajo vigilancia médica tras presentar los síntomas de la enfermedad.

En total, serían 300.000 las dosis de la nueva vacuna desarrollada por la farmacéutica Merck las que la agencia sanitaria de Naciones Unidas podría poner a disposición de los facultativos para frenar la epidemia. Esta vacuna ya demostró su efectividad durante la anterior epidemia en Guinea. Desde la OMS explican que son los epidemiólogos los que «deben decidir cómo, cuándo y dónde se procederá a la vacunación». Al tratarse de una zona remota, el ataque contra el virus «puede ser más sencillo», dado que la población afectada «tiene menos facilidades para los desplazamientos» que si se tratase de residentes en localidades bien comunicadas, añaden.

En principio, los médicos solo tendrían que vacunar «a todos los que han estado en contacto con personas que podrían haber sido infectadas» dentro de la zona donde se ha desatado el brote. Según las autoridades sanitarias del país, serían unas 150 personas las que deberían recibir una dosis de inmunización, por lo que están tratando de localizarlas para informarles del riesgo que corren de desarrollar la enfermedad.

Mientras, los responsables sanitarios de la Unión Europea también están siguiendo la evolución del brote. Según el portavoz de Cooperación Internacional y Desarrollo de la Comisión Europea, Carlos Martín, Bruselas está «plenamente comprometida para ofrecer todo el apoyo». Para ello, el Ejecutivo comunitario está preparando «la intervención del cuerpo médico europeo», así como la puesta en marcha de «nuestras capacidades logísticas».

Motos, bicis o lanchas

Pero no es nada facil la llegada del material sanitario hasta el lugar del brote. Los casos está localizados en la provincia del Bajo Uelé, a unos 1.300 kilómetros al noreste de Kinshasa, en la zona de salud de Likati. Una región situada al norte del enorme país -es cinco veces mayor que España- y cerca de la frontera con la República Centroafricana. Aunque es relativamente fácil enviar ayuda en avión hasta Kisangani, ciudad a orillas del río Congo. Desde allí, hay que trasladarse en carretera hasta Buta, la capital de Bajo Uelé. «Después todo se complica», explica a AFP Régis Billaudel, de la ONG médica Alima.

«Vamos a estudiar varias posibilidades de acceso» para cubrir los 150 kilómetros que hay entre Buta y Likati, combinando la «piragua o la lancha rápida» por el río Itimbiri, afluente del Congo, y después con motos.

En la zona es imposible pensar en un transporte en coche. «Los 4x4 no pasan», detalla Eugène Kabambi, encargado de comunicación de la OMS en el país. Aquel «es el mundo de la moto, de la bici y de la camilla», añade. Según Kabambi, la misión de la ONU en el Congo y el Programa Mundial de Alimentos deberían «facilitar las rotaciones aéreas» para hacer llegar material, personal médico y medicamentos a Buta con ayuda de los helicópteros y de las avionetas que utilizan en el país.

Este nuevo brote se produce un año después de la epidemia que afectó a África occidental y que mató a más de 11.300 personas, la mayoría en Guinea, Sierra Leona y Liberia. En la República Democrática del Congo se han detectado numerosos brotes desde que fue detectada por primera vez la enfermedad en el país en 1976.