Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Portada Otras Enfermedades infecciosas «Mientras siga esta epidemia pueden llegar más infectados»
Enfermedades infecciosas
«Mientras siga esta epidemia pueden llegar más infectados»
( 0 Votos )
26.10.14 - BORJA ROBERT

El director del Centro de Alertas Sanitarias del Ministerio de Sanidad asegura que ahora sería más sencillo enfrentarse a nuevos casos de ébola

Fernando Simón. Portavoz del Comité especial para la gestión del ébola

«Mientras siga  esta epidemia pueden llegar más infectados»

El director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón. :: efe

El epidemiólogo Fernando Simón ha sido el responsable de ofrecer a la sociedad la calma y las explicaciones que necesitaba la crisis del ébola en España. Tras tres semanas de poner cara y voz al Comité especial reconoce que está muy cansado, pero que ha sacado varias lecciones de esta experiencia.

-¿Ya respiran tranquilos?

-La situación que hemos vivido con el caso secundario español ha supuesto una presión importante, social y mediática, y teníamos que asegurarnos de que la forma de trabajar había sido adecuada. Durante un tiempo estuvimos muy inquietos, pero ahora sabemos que los procedimientos propuestos eran correctos. Las posibilidades de error o infección están asociadas a la implementación, no al procedimiento en sí. Eso nos tranquiliza porque son cosas que se pueden reforzar con formación, comunicación o minimización de riesgos.

-¿Se sabrá cómo se infectó Teresa Romero?

-Con certeza total nunca. Pero podemos determinar qué situaciones pueden explicarlo. Aún no hemos recibido el informe final, pero sabemos que hay una situación que puede explicarlo, aunque puede haber otras. Se bajaran todos los puntos débiles pero de momento no se ha encontrado ningún otro accidente.

-¿La gente está más tranquila?

-Mi visión es sesgada porque estoy en el ojo del huracán. Pero ha habido una reacción social muy exacerbada y, desde el punto de vista de grupo, no se ha manejado de la forma más correcta. En las comunicaciones individuales ha sido mejor. Quizás hubo días de dudas, pero ha ido mejorando. Ahora la población española entiende mejor estos problemas.

-¿Bajo qué claves se ha gestionado la comunicación a la sociedad?

-Se decidió que fueran los técnicos los que comunicasen porque la mayoría de dudas eran científicas. A partir de ahí, no ha habido instrucciones. Discutíamos las situaciones de cada día para tener una visión completa y decidir cuál era la mejor respuesta. Hemos mantenido la posición de máxima transparencia de la ciencia. Nos interesa el debate porque permite resolver dudas. Los límites los ponía la intimidad de las personas.

-¿Se puede aislar a Occidente sin actuar en África?

-Se debe actuar en los países afectados. Si no se interviene vamos a estar mucho tiempo angustiados aquí. Hay que trabajar en África por una cuestión humanitaria, pero incluso por motivos egoístas merecería la pena. Mientras haya una epidemia de esta magnitud, pueden llegar más infectados. Tratamos de que el riesgo sea mínimo, pero puede pasar. Dentro de la UE, España tiene riesgo bajo porque no hay una relación intensa con estos países, aunque el volumen de cooperantes puede aumentarlo. En cualquier caso, nosotros mantenemos los protocolos de actuación.

-Se ha criticado la insuficiente formación de los trabajadores. ¿Estaban preparados cuando comenzaron las repatriaciones?

-Se valoró que teníamos los medios y las capacidades adecuadas para garantizar la seguridad de la población. Aunque siempre hay un riesgo marginal, que se ejemplificó con el caso secundario de la auxiliar. Dicho esto, trabajamos con las comunidades autónomas desde marzo, y han establecido mecanismos de formación. No tengo detalle de cómo ha funcionado, pero sé que se han hecho formaciones. Cuando se supo lo de Romero, en el Carlos III ya se habían hecho más de 50. Aún así, las repatriaciones han implicado a un gran número de profesionales y puede hacer falta un reciclaje. Una vez sucedió el caso secundario se han establecido estrategias para garantizar una estandarización a nivel nacional. Entiendo que haya grupos que se siente no formados, pero los más implicados sí han recibido la formación.

-¿Sería más fácil ahora lidiar con un nuevo caso?

-Sin duda. No hay que olvidar que nos enfrentamos a situaciones que no se habían dado nunca en Europa, y aprendemos de cada una. Los protocolos estaban preparados para situaciones de las que no había experiencia, y se han ido reforzando.

-¿Qué lecciones sacan?

-Hay áreas que no habíamos previsto como el de la percepción social del riesgo. Ahora trabajamos en elaborar respuestas para escenarios más difíciles. Sabemos que la probabilidad es baja, pero trabajamos en previsión de situaciones que se consideran casi imposibles. Por otra parte, aunque esperábamos la aparición de casos sospechosos, porque tienes a 100 personas en seguimiento en otoño y varios van a tener fiebre, llegaron cuatro casi seguidos. No nos impidió actuar correctamente, pero hubo una cierta sobrecarga. Tenemos que aumentar la capacidad de respuesta a nivel hospitalario. Hay que dar una respuesta coherente, coordinada y bien trabajada. Tenemos argumentos muy claros para garantizar que estos recursos tienen que estar disponibles y preparados.

-¿Cómo lo ha llevado en el plano personal?

-Estoy muy cansado. Han sido muchas semanas con mucha carga de trabajo. Hay que reconocer el excelente trabajo y el gran esfuerzo que han hecho todos los servicios. Yo he trabajado en muchas situaciones de riesgo pandémico más graves, pero estoy satisfecho porque hemos gestionado también la inquietud social; debemos asumir esta responsabilidad.