Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

 

   

Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Portada Otras Enfermedades infecciosas ¿Por qué nos resfriamos?
Enfermedades infecciosas
¿Por qué nos resfriamos?
( 21 Votos )
18.02.09 - FERMÍN APEZTEGUIA
Los niños sufren hasta diez resfriados al año y los mayores, más protegidos, dos o tres
Los niños sufren hasta diez resfriados al año y los mayores, más protegidos, dos o tres

Estados Unidos ha declarado la guerra génica al catarro. Un grupo de científicos de las facultades de Medicina de Maryland y Wisconsin-Madison ha secuenciado el genoma de casi un centenar de variedades del virus causante del resfriado común; la mitad de las existentes. Los investigadores han descubierto, además, que dos de las cepas analizadas tienen la capacidad de intercambiar su material genético dentro del cuerpo y crear así un nuevo tipo de virus, un hallazgo que complica un poco más la nada fácil lucha contra los constipados.

Los catarros son una de esas enfermedades comunes contra las que, cuando uno cae, poco se puede hacer. Suele decirse que hay que pasarlo y ya está. Pañuelos de papel contra los mocos y un par de medicamentos para mitigar el moqueo y el dolor de cabeza bastan para enfrentarlo.

El interés de los laboratorios por conocer un poco más sobre esta enfermedad, en un mundo donde existen patologías incurables que se cobran cada año la vida de millones de personas, como el sida, la malaria y la tuberculosis, responde a dos objetivos. Uno de tipo social, el de contribuir al bienestar de las personas; y otro económico, el de dar a los propietarios de las compañías farmacéuticas el mayor beneficio posible.
 
El resfriado supone una auténtica mina. Los niños luchan cada año contra seis o diez virus catarrales. Los mayores, más protegidos, contra dos o tres. Por eso, un grupo de científicos británicos presentó el año pasado el primer ratón capaz de contraer el catarro humano. El paso dado ahora por los científicos de EE UU, secuenciando material genético recogido de fosas nasales durante 20 años, no es insustancial. Ayudará a diseñar en un futuro potentes antivíricos contra esta patología.