Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

 

   

Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Portada Oncología Otros Detienen a dos profesores por comercializar un falso fármaco contra el cáncer
Otros
Detienen a dos profesores por comercializar un falso fármaco contra el cáncer
( 0 Votos )
12.04.17 - A. S.

Los docentes y tres de sus colaboradores, todos de la Universidad de las Islas Baleares, están acusados de estafar 600.000 euros

Dos profesores de Biología Celular de la Universidad de las Islas Baleares (UIB) y tres de sus colaboradores han sido detenidos por haber estafado 600.000 euros con la venta de un falso medicamento al que atribuían propiedades para curar el cáncer. La Policía ha recogido hasta el momento una decena de denuncias de personas que compraron esta sustancia, aunque los agentes piensan que el número de afectados puede aumentar, ya que las primeras ventas se realizaron en 2011.

Los profesores elaboraban una sustancia que estaba registrada por una empresa vinculada a la universidad balear. «Se valían de su condición de profesores universitarios en Palma de Mallorca para otorgar mayor credibilidad a su producto y utilizaban las instalaciones universitarias para avanzar en sus investigaciones», sostiene la Policía. A los cinco detenidos se les imputa un delito continuado de estafa agravado.

Los arrestados suministraban a los enfermos una medicina que habían patentado con el nombre de Minerval y que vendían a través de la empresa Lipopharma. Para hacer creer a sus clientes que el medicamento funcionaba falsificaban pruebas hospitalarias en las que hacían reducir el tamaño de los tumores.

Las víctimas, que acudían a las dependencias de la universidad para recabar información sobre el placebo y comprarlo (aunque también se comercializó en otros lugares de España), pagaban el dinero a una fundación sin ánimo de lucro que los arrestados habían creado. La fundación enmascaraba la venta del producto como una donación voluntaria de los familiares para la investigación, «camuflando así lo que realmente era: la compra de una sustancia sin efectos curativos», reitera la Policía, que detalla que uno de los estafados llegó a abonar 25.600 euros.

La sustancia no contaba con la aprobación de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios porque no había superado las fases necesarias para ser considerada como un medicamento.