Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

 

   

Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Portada Oncología Otros La justicia británica permite la criogenización de una menor
Otros
La justicia británica permite la criogenización de una menor
( 0 Votos )
19.11.16 - COLPISA / AFP

Lo pidió la familia, en la esperanza de que algún día pueda 'volver a la vida' y ser curada del cáncer por el que murió

 

La lucidez y la claridad con la que se expresaba fueron los dos factores que convencieron al juez de la Alta Corte Peter Jackson de que debía atender el extraño caso que había llegado a sus manos. Una joven de 14 años con cáncer terminal y su madre habían solicitado a la justicia británica que les permitiera criogenizar el cuerpo de la menor para que, en un futuro, pueda volver a la vida. Una situación complicada y que, además, contó en un principio con la oposición del padre. Un progenitor que hacía ocho años que no veía a su hija, aunque al final acabó cediendo a los deseos de la menor.

«Tengo solo 14 años y no quiero morir, pero sé que voy a morir», escribió la joven londinense en su demanda. «Creo que el hecho de ser criogenizada me da una oportunidad de curarme y despertarme, aunque sea en varios cientos de años».

La muchacha recurrió a la justicia para asegurarse de que su madre, que apoyaba la idea, tuviera la última palabra sobre el destino de su cadáver.

El magistrado escuchó a las partes en una vista privada, en la que la joven reclamó que no se identificara a nadie para evitar polémicas. El juez aceptó, escuchó a las partes y dio a conocer su decisión a la joven, según reveló su defensa. El fallo se produjo el 6 de octubre. «Estaba feliz», explicó su abogada, Zoe Fleetwood, a la BBC, sobre la reacción de su defendida. «Quería ver al juez, que la visitó al día siguiente. Charlamos tras el encuentro y ella lo describía como 'el señor héroe Peter Jackson'», confesó la letrada. Pocos días después, la joven fallecía y su cadáver era trasladado a Estados Unidos, donde existen centros dedicados a la conservación de los cuerpos con la esperanza de que la ciencia los resucite un día.

Nuevos retos

«No es ninguna sorpresa que esta demanda sea la primera de este tipo en llegar a la justicia en este país, y probablemente en cualquier otro», dijo el juez Jackson en su decisión. «Es un ejemplo de las nuevas preguntas que la ciencia plantea al derecho, quizás, más que nada, al derecho de familia», añadió Jackson, que tuvo que decidir entre ambos padres porque en el Reino Unido un menor no puede dejar testamento.

El magistrado describió el caso como una «combinación trágica» de la enfermedad de una niña y un conflicto familiar, alabando la valentía de la demandante. La hija no había tenido contacto con el padre en los últimos ocho años de su vida, pero este expresó su inquietud por el coste y las consecuencias de su decisión. «Aunque el tratamiento tenga éxito y la devuelva a la vida, digamos, en 200 años, podría encontrarse sin ningún familiar ni recordar nada», dijo el padre al juez antes de acabar aceptando la voluntad de la niña.

Según el diario 'The Times', serán los abuelos maternos los que paguen las 37.000 libras (43.000 euros) que costará el tratamiento, que se realiza en Estados Unidos por una institución sin ánimo de lucro, el Instituto de Criogenización, en Míchigan. Esta organización confirmó haber recibido, el 25 de octubre el cuerpo, que se mantendrá a 196 grados bajo cero a la espera de una eventual resucitación.

El instituto fue creado en 1976 por el profesor de física estadounidense Robert Ettinger, considerado el padre de la criogenización, que fue congelado a su muerte en 2011, a los 92 años.