Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

 

   

Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Portada Oncología Mama Operar la mama sin entrar al quirófano
Mama
Operar la mama sin entrar al quirófano
( 4 Votos )
10.12.13 - J. P. PARRA

Los radiólogos de La Arrixaca extirpan nódulos sin necesidad de cirugía

Los médicos aspiran el fibroadenoma guiados por la imagen del ecógrafo; se evitan cicatrices y las molestias del postoperatorio

Operar la mama sin entrar al quirófano

Juan de Dios Berná (izquierda) se prepara junto al enfermero Bernardo Cerrato para llevar a cabo la extirpación de un nódulo mamario a una paciente en La Arrixaca. :: MARTÍNEZ BUESO

Los nódulos benignos de mama son relativamente frecuentes entre mujeres menores de 40 años. No tienen por qué entrañar peligrosidad, pero sí pueden generar muchas molestias a las pacientes. Primero por la alarma que suscita la presencia en la mama de cualquier tipo de anomalía. Después, porque la cirugía deja cicatrices y, como cualquier intervención, conlleva las molestias propias del postoperatorio. Desde hace año y medio, La Arrixaca ha empezado a utilizar una técnica que soluciona o al menos suaviza estos inconvenientes: los radiólogos del hospital extirpan el fibroadenoma por aspiración con una aguja, ayudados por la imagen del ecógrafo.

La paciente se libra del quirófano y, lo que es especialmente importante, evita llevarse de recuerdo una considerable cicatriz. «Accedemos al nódulo a través de una incisión de unos 5 centímetros, y con un sistema de aspiración lo succionamos», explica Juan de Dios Berná, jefe del servicio de Radiodiagnóstico de La Arrixaca. No en todos los casos está indicada esta técnica percutánea. Para empezar, el fibroadenoma no puede superar los 25 milímetros.

Unas 70 intervenciones al año

La Arrixaca realiza unas seis intervenciones de este tipo al mes (unas 70 al año). De momento, representan una minoría, porque en el hospital se llevan a cabo unas 200 extirpaciones al año mediante la vía tradicional: la biopsia quirúrgica. «No en todos los casos está indicada la extirpación percutánea», aclara Berná.

Con todo, su uso está aumentando, y lo hará más en el futuro cuando el servicio de Radiología cuente con nuevas instalaciones en el Hospital Materno Infantil. Los profesionales están pendientes de que finalicen las obras de ampliación, algo previsto para septiembre de 2014. «Tendremos una sala específica de intervencionismo de mama, un quirofanillo con todo el instrumental y la tecnología necesaria», explica Juan de Dios Berná.

Recuperación más rápida

La técnica ofrece numerosas ventajas, subraya el enfermero Bernardo Cerrato, quien trabaja codo con codo con el doctor Berná en su implantación. «Se aplica anestesia local, y en media hora la paciente se puede ir a su casa», subraya. Puede haber alguna complicación (una hemorragia) pero «como también ocurre con la cirugía».

Además, el radiólogo se ayuda de la imagen del ecógrafo para llegar con total precisión al nódulo y para comprobar que es aspirado por completo, sin que queden restos. En la biopsia convencional, el radiólogo localiza primero el punto donde debe intervenirse, lo señala con una especie de arpón y después el cirujano opera.

No solo hay ventajas para el paciente. También para el sistema sanitario, porque «los costes se reducen» con respecto a la cirugía convencional, asegura el jefe del servicio de Radiodiagnóstico.