Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Portada Nutrición Alimentación y dietas «La alimentación es el arma más poderosa para evitar la enfermedad»
Alimentación y dietas
«La alimentación es el arma más poderosa para evitar la enfermedad»
( 7 Votos )
20.05.14 - RAQUEL SUÁREZ

El catedrático emérito de Fisiología de la universidad de Murcia ofrecerá hoy una conferencia en el centro cultural Las Claras Cajamurcia

Salvador Zamora 'Living Legend' de Nutrición Mundial

«La alimentación es el arma más   poderosa  para evitar la enfermedad»

Salvador Zamora, catedrático de Fisiología y experto en nutrición. :: MARTÍNEZ BUESO

Recuperar la forma tradicional de alimentación en España haría descender hasta en un 50% el riesgo de sufrir enfermedades, al tiempo que nos permitiría mantenernos más jóvenes física y mentalmente, según explica Salvador Zamora, Catedrático Emérito de Fisiología de la Universidad de Murcia y mundialmente reconocido por sus investigaciones en Nutrición con el premio 'Living Legend', que le fue concedido el año pasado, en el marco de un congreso internacional de la IUNS, la International Union of Nutricion Science. El profesor -que fue también director de la Universidad del Mar-, es autor de más de 300 publicaciones sobre nutrición, y hoy ofrecerá una conferencia, a las 19 horas, en el Centro Cultural Las Claras Cajamurcia, organizada por el Colegio de Biólogos de la Región de Murcia.

-¿Qué efectos tiene la nutrición en el proceso de envejecimiento?

-Las características de una alimentación sana y equilibrada, formada por los distintos macronutrientes: proteínas, lípidos e hidratos de carbono incluyendo la fibra, además de los micronutrientes, como los minerales y las vitaminas, administrados en las proporciones adecuadas, nos ayudan a regenerar nuestros tejidos.

Los alimentos que consumimos son los responsables de la renovación celular. Este proceso se hace más evidente a medida que nos hacemos mayores. Los micronutrientes que obtenemos a través de la alimentación actúan como antioxidantes y tienen un papel catalizador de la velocidad en el proceso de envejecimiento. Hacen que nos mantengamos jóvenes durante más tiempo, tanto física como mentalmente.

-¿Existen los alimentos antiedad?

-No hay ningún alimento antiedad propiamente dicho, aunque algunos compuestos, nutrientes y no nutrientes, parecen retrasar el envejecimiento físico y psicológico. Se encuentran, especialmente, en las frutas y verduras y resultan muy útiles en la prevención. También existen formas de alimentarse que pueden acelerar el proceso de envejecimiento como son las dietas monótonas, en las que faltan grupos de alimentos.

-¿Es cierto eso de que somos lo que comemos?

-Bueno, es verdad que habitualmente se ha dicho que 'de lo que se come se cría'. Esto no es literalmente así, ya que nuestras características físicas son genéticas pero sí que es cierto que los alimentos son algo así como los materiales de construcción que además aportan energía a nuestro organismo y nos ayudan a mantenernos mejor física y mentalmente. Así es que, dependiendo de cómo nos alimentemos, haremos que nuestro cuerpo sea más o menos resistente al envejecimiento y a las enfermedades que conllevan las carencias en nutrición.

-¿Los alimentos tienen poder curativo?

-Rotundamente sí. La alimentación cura y, de hecho, la Organización Mundial de la Salud ha reconocido que el arma más poderosa para evitar la enfermedad es la alimentación. Tanto es así que en algunas patologías, de origen metabólico, se consiguen curaciones únicamente a través de la alimentación, sin necesidad de recurrir a fármacos. Además, podemos asegurar que una dieta equilibrada y variada evita la enfermedad.

-¿Qué aporte especial nos ofrecen los productos ecológicos respecto a los tradicionales?

-Nutricionalmente son idénticos, la gran diferencia reside en otras características del producto que lo hacen más agradable como el color, el sabor y el aroma, que también son muy importantes, a pesar de que en sus nutrientes no existan diferencias.

-¿Qué cree que falla en la alimentación de las personas mayores?

-En primer lugar, hay que decir que la alimentación de las personas mayores en España es mucho mejor que en el resto de Europa. De hecho, estamos a la cabeza de los países más longevos y se dan entre tres y nueve veces menos muertes por infartos o accidentes cardiovasculares. Nuestro modelo tradicional, basado en guisos, ensaladas y frutas, es muy positivo, como también lo es el tipo de grasa culinaria que utilizamos, el aceite de oliva.

A pesar de todo, en estudios que hemos realizado, observamos que personas mayores de 65 años, bien por comodidad, desconocimiento o porque no se ha educado correctamente sobre nutrición, presentan carencias porque sus dietas son más pobres. En ocasiones, dejan de consumir proteínas, comen pocas frutas y las sustituyen por cremas, natillas y dulces que, aunque más fáciles de comer, no les aportan los nutrientes que necesitan. Las personas mayores tienen que incluir en su dieta pescado, carne, huevos, leche, frutas, verduras y harinas integrales para que el organismo pueda regenerarse. Además, para prevenir el déficit de vitamina D hay que enseñar a tomar el sol en las horas en las que no resulta perjudicial, que son las primeras horas de la mañana y a última hora de la tarde.

-¿A alimentarse bien se aprende?

-La educación familiar es fundamental para aprender a alimentarse. La introducción de modelos como el anglosajón de comer de forma rápida y en cualquier sitio no favorece la existencia de buenas pautas de alimentación. Para nosotros las comidas han sido siempre una ceremonia que reunía a toda la familia y esto favorece la educación y la enseñanza que se mantiene a lo largo de toda la vida.

-¿Es cierto que en España se come mejor que en el extranjero o es puro chovinismo?

-Claro que es cierto y existen estudios científicos, incluso realizados por investigadores de otros países, que lo avalan. España tiene una riqueza gastronómica muy importante, tanto por la presencia de los guisos, como por las frutas y verduras que consumimos y, especialmente, por el empleo del aceite de oliva.