Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

 

   

Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Portada Nutrición Alimentación y dietas Nutrición y salud pública
Alimentación y dietas
Nutrición y salud pública
( 1 Voto )
25.07.09 - M. J. G. MURCIA
Nutrición y salud pública
ATENCIÓN. Una enfermera atiende a un anciano durante la comida en una residencia. / ARCHIVO LV
<< 12    >>
 

El 11 de junio, representantes de los ministerios de Salud de los estados miembros de la Unión Europea, la presidencia checa de la UE, médicos expertos, oficiales de la salud, representantes de grupos de seguros de la salud, ESPEN (European Society for Parenteral and Enteral Nutrition), y ENHA (la Alianza de Salud Nutricional Europea) llegaron a la conclusión unánime que la desnutrición, incluyendo la desnutrición relacionada con la enfermedad, es un problema urgentes de salud pública y de cuidados sanitarios en Europa.

Deben tomarse las acciones apropiadas para prevenir la desnutrición por su continuo compromiso sobre la calidad de vida de los pacientes, por causar morbilidad y mortalidad innecesarias y continuar socavando la eficacia de los sistemas sanitarios europeos.

La Presidencia de la República Checa de la UE invitó en su momento a destacados expertos en la asistencia sanitaria y política de la salud de toda Europa para en Praga el pasado mes de junio, para abordar la urgencia de atacar este problema. Esta iniciativa sigue a la aprobación de dos resoluciones por el Parlamento Europeo en 2008 que insta a la Comisión Europea «adoptar un enfoque más holístico sobre la nutrición y la desnutrición, junto con la obesidad, una prioridad clave en el ámbito de la salud, incorporándolo siempre que sea posible en la UE, financiado la investigación, la educación y la promoción de la salud y las iniciativas de colaboración a nivel de la UE».

Además, el Parlamento Europeo pidió a los «Estados miembros, junto con las autoridades regionales y locales, que utilicen los mecanismos de cooperación para mejorar el intercambio de buenas prácticas» y pidió a la Comisión «ser proactiva en la elaboración de directrices y recomendaciones sobre la base de esas buenas prácticas».

A pesar de significantes avances médicos, una nutrición inadecuada sigue siendo un importante y altamente prevalente problema de salud pública de los países desarrollados. Considerando que el enfoque de la política sanitaria y los esfuerzos de investigación en los años recientes ha sido sobre la obesidad (o hipernutrición), la desnutrición, de manera más general capturada en el marco del término «malnutrición» representa igualmente una importante carga sanitaria y económica en la sociedad.

De acuerdo con cifras Europeas sobre la prevalencia de la desnutrición, 5-15% de los europeos que viven en la comunidad, 40% de los pacientes ingresados en el hospital y 60% de los admitidos en residencias para ancianos están desnutridos o en riesgo de desnutrición.

Como la obesidad, la desnutrición no es solo un problema de salud importante en sí mismo, sino que también compromete seriamente los resultados de otras condiciones subyacentes, como el cáncer o las enfermedades cardiovasculares.

La desnutrición puede retrasar la recuperación y prolongar la hospitalización; conducir a una mayor susceptibilidad a la infección; comprometer la independencia y la calidad de vida, e incluso aumentar el riesgo de muerte de muchos pacientes.

Grupos de riesgo

Ciertos grupos, especialmente las personas mayores, son más vulnerables a la desnutrición. A día de hoy la población de edad avanzada es, en general, apta y más activas que las generaciones anteriores, con mayores opciones de tratamiento (sustitución de cadera y rodilla, tratamientos invasivos contra el cáncer o cirugía cardíaca) disponibles para los pacientes de mayor edad. A consecuencia de ello, los resultados del tratamiento médico con frecuencia están severamente comprometidos porque se presta una atención insuficiente a los riesgos de la desnutrición y la atrofia muscular que puede influir negativamente en la eficacia del tratamiento en estos pacientes. Con demasiada frecuencia, los pacientes de mayor edad -a pesar del éxito del tratamiento de la enfermedad subyacente- se sienten incapaces de volver a casa y tienen estancias prolongadas en hospitales o centros de atención que a veces puede conducir a la muerte.

Esta lamentable situación puede ser fácilmente subsanada mediante la institución en todos los entornos de atención -para las personas de todas las edades- de una exhaustiva y adecuada prevención y atención nutricional.

La prevención de las causas de la desnutrición se debe abordar dentro de la comunidad y el tratamiento de la desnutrición debe convertirse en un componente clave de las buenas prácticas clínicas para todas las condiciones.

Las investigaciones han sugerido que las intervenciones apropiadas para la desnutrición no sólo reducen de forma significativa la morbilidad de los pacientes y aumentan la supervivencia, sino también dan lugar a ahorros sustanciales al evitar gastos innecesarios en la atención por no alcanzar los resultados deseados de salud.