Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

 

   

Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Portada Nutrición Alimentación y dietas «Hoy no como en casa»
Alimentación y dietas
«Hoy no como en casa»
( 1 Voto )
23.05.09 - M. J. G. MURCIA
«Hoy no como en casa»
RESTAURANTE. Varias personas comen en una terraza. / LV

Esta conmemoración, que alcanza la octava edición, viene resaltando, año tras año, diferentes aspectos enmarcados en la importancia fundamental que tiene la nutrición y la alimentación en la salud de las personas y en su bienestar global.Esta octava edición del Día Nacional de la Nutrición se celebra bajo el eslogan Hoy no como en casa.

El objetivo de la edición de este año es contemplar todas las facetas que el hábito arraigado de comer fuera de casa en la sociedad moderna lleva consigo. Son muchos las personas que bien por su ocupación laboral, estudios, viajes o por meros hábitos socioculturales comen fuera con elevada frecuencia, incluso de manera casi cotidiana realizan al menos alguna de las comidas del día lejos del hogar. Esta realidad debe ser observada en positivo y, nunca como excusa o pretexto de una mala nutrición.Tal como señala la Fesnad, si se come fuera de casa también se puede seguir una alimentación sana y equilibrada.

En las estadísticas de consumo queda cada vez más de manifiesto el cambio de costumbres de los españoles, que destinan más del 32% del presupuesto empleado en su alimentación a comer fuera de casa. Está claro que esta distribución presupuestaria refleja una realidad traducida en un aumento importante en el número de comidas de mediodía realizadas fuera de casa de lunes a viernes, así como un incremento en las cenas fuera del hogar durante los días festivos y fines de semana.

La oferta gastronómica española es rica y abundante, y son muchos los establecimientos de restauración en sus diferentes modalidades (cafeterías, bares, comida rápida, restaurantes, etc.) así como servicios de catering que ofrecen la posibilidad de satisfacer la necesidad de comer fuera de casa.

Este hecho no implica necesariamente un descenso en la calidad y en los valores de la dieta consumida. Este objetivo debe ser irrenunciable tanto por parte de los consumidores como por el de los responsables y profesionales de la restauración.

Consejos

La Fesnad, Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética, en sus boletines y trípticos informativos, establece toda una serie de consejos a seguir para que el objetivo de mantener e incluso aumentar la calidad nutricional de los menús que ingerimos sea lograda.

Es curioso que según reflejan algunos estudios de la administración españóla, los condicionantes de la elección para comer fuera de casa por motivos laborales se basen en la rapidez con la que se satisface la necesidad de comer, el factor precio, la cercanía de establecimiento respecto del lugar de trabajo, así como la relación entre el precio y la calidad percibida.

Pues bien, uno de los consejos iniciales a todas las personas que comen fuera de casa, se basa precisamente en dedicar un tiempo suficiente para que el acto de la alimentación se realice en condiciones que permitan al organismo una adecuada masticación, deglución y posibilidad de una actuación correcta de los centros de saciamiento. Este tiempo está establecido en un mínimo de media hora.

También es útil el mantener el mismo horario de comida, aún cuando ésta se realice fuera de casa. Respecto a la composición del menú es importante que éste no sea excesivo, tanto en el número de platos como en las cantidades que en ellos se sirven. A veces son platos excesivamente grandes y el menú demasiado largo. También es conveniente evitar el picoteo de aperitivos previos al inicio del menú y velar porque el sistema de cocinado priorice la plancha, el vapor, el hervido frente a los fritos o elaboraciones que utilizan la grasa en demasía.

Evitar el alcohol también es aconsejable, por lo que se debe acompañar la comida con agua, zumos, etc. Si se bebe cerveza o vino no es recomendable superar la cantidad de un vaso.

Fuera de casa

El menú debe ser abundante en hidratos de carbono, verduras y carnes o pescados sencillamente cocinados, evitando salsas, aliños excesivos y sobre todo, dejando que éstos últimos sean utilizados a voluntad del comensal y nunca incluidos ya en el plato.

El postre debería basarse en la fruta. También hay que tener en cuenta las condiciones especiales que puedan presentar algunos comensales con requerimientos especiales en función de su edad o de la existencia de patología concurrente, por ejemplo, diabéticos, hipertensos o con alteraciones metabólicas específicas.

Es posible, sin duda alguna, comer bien fuera de casa, de manera equilibrada, variada y satisfactoria tanto para el individuo como para el acto social que supone ir a comer en grupo con amigos o compañeros de trabajo.

Cuando habitualmente se come en un establecimiento fijo, incluso se puede pactar el régimen de comidas a seguir, logrando de esta manera una fórmula más sencilla y más fácil para mantener el objetivo de una alimentación nutricionalmente adecuada.