Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

 

   

Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Portada Cardiología Circulación Extracto de uva para proteger al corazón
Circulación
Extracto de uva para proteger al corazón
( 9 Votos )
29.11.10 - F. CARRERES

El CEBAS está realizando un estudio con 150 pacientes del Morales Meseguer que han logrado bajar sus marcadores peligrosos tras la ingesta de esta molécula enriquecida

Los primeros resultados de un ensayo apuntan a que el resveratrol frena el riesgo cardiovascular

Extracto de uva para proteger al corazón

Dos de las científicas del grupo de investigación que coordina Juan Carlos Espín, Mar Larrosa y María Azorín, en uno de los laboratorios del CEBAS, en el Campus de Espinardo. :: vicente vicens / agm

Con todas las cautelas, pero con unos primeros resultados muy prometedores. Los investigadores del Centro de Edafología y Biología Aplicada del Segura (CEBAS), dependiente del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), siguen avanzando en sus exitosos estudios con el uso de resveratrol, un componente presente en la uva que está relacionado con el retraso del envejecimiento y la mejora de enfermedades metabólicas y cardiovasculares.

El grupo de científicos, encabezado por el investigador murciano Juan Carlos Espín, realiza desde hace un año y medio un estudio con 150 pacientes del Hospital Morales Meseguer con riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Los resultados recogidos hasta la fecha son muy esperanzadores: los pacientes que han ingerido resveratrol han logrado frenar, e incluso bajar, los marcadores que indican mayor riesgo de sufrir un accidente cardiovascular. La investigación se lleva a cabo en colaboración con el Servicio de Cardiología del Hospital Morales Meseguer.

Los 150 pacientes seleccionados se reparten en dos grupos. El primero está formado por personas que no han sufrido aún accidentes cardiovasculares (infarto, angina de pecho, arritmia...) pero que están en riesgo porque presentan diabetes, hipertensión, obesidad y tabaquismo. El segundo grupo lo forman enfermos que sí han sufrido accidentes cardiacos, los han superado y están estables. En los dos casos, los pacientes mantienen su medicación convencional. «No hay que olvidar», puntualiza el doctor Espín, coordinador del estudio y del Grupo de Investigación en Calidad, Seguridad y Bioactividad de Alimentos Vegetales, que el resveratrol es un complemento alimenticio, y no un medicamento: «La intención es ayudar a amortiguar el deterioro progresivo del organismo, pero siempre dentro de hábitos saludables, dieta equilibrada y ejercicio físico. No es un medicamento con fines terapéuticos. Aún así, en este estudio tampoco queremos renunciar a los efectos que estamos observando, del que podemos anticipar una mejora en ciertos marcadores de riesgo cardiovascular en aquellos pacientes que ingieren este producto frente a un placebo».

El equipo de científicos está analizando también uso del resveratrol como cardioprotector en cerdos alimentados con dieta grasa.

«En ese caso, también estamos confirmando su capacidad cardioprotectora, que ya habíamos comprobado anteriormente en ratas y ratones», explica el doctor Espín.

Los resultados aún se están evaluando, pero los investigadores anticipan un «efecto preventivo en la formación de placa de ateroma en la aorta, junto con una disminución del estrés oxidativo en esa zona».

Además, han comprobado que el consumo de resveratrol en la dieta ejerce beneficios en el metabolismo de las grasas, lo que coincide con otras investigaciones que se están realizando con el resveratrol frente a obesidad.

El ensayo que los investigadores murcianos realizan en coordinación con los cardiólogos del Morales Meseguer no ha concluido todavía. Si en estos seis primeros meses algunos pacientes (elegidos aleatoriamente entre todo el grupo) han ingerido una cápsula de resveratrol, durante el próximo medio año se duplicará la dosis para verificar si los efectos se refuerzan o no. «Hay que ser muy cautelosos, pero los primeros resultados son prometedores», admite Juan Carlos Espín, que comparte los avances con el Grupo de Investigación en Calidad, Seguridad y Bioactividad de Alimentos del CEBAS.

El mismo equipo de científicos ya dio una 'campanada' científica de dimensión internacional el pasado año, cuando presentó la técnica que permite frenar el envejecimiento celular potenciando los efectos beneficiosos del resveratrol, el componente presente en la fruta que se transmite al vino. Los científicos presentaron un sistema que potencia con luz ultravioleta hasta 2.000 veces la cantidad de resveratrol presente en la uva. Los investigadores del CEBAS observaron que esa cantidad de resveratrol «es suficiente para activar unas proteínas llamadas sirtuinas, conocidas como el gen de la longevidad, y que están relacionadas con el retraso del envejecimiento y la mejora de enfermedades metabólicas y cardiovasculares, además de disminuir otros marcadores de riesgo cardiovascular e inflamación, entre otros efectos beneficiosos», indica el doctor Espín.

Gen de la longevidad

El descubrimiento fue respaldado por un laboratorio español, Actafarma, que ha realizado un producto con este método y que se vende en farmacias desde hace más de un año como complemento alimenticio. El resveratrol se considera un activador del llamado 'gen de la longevidad', que puede ayudar a combatir el envejecimiento celular. Además, contribuye a frenar el estrés oxidativo, la inflamación y los procesos relacionados con enfermedades cardiovasculares.

Actualmente se desarrollan ensayos clínicos (sobre todo en Estados Unidos) encaminados a considerar al resveratrol como un futuro medicamento (con dosis muy altas) frente al cáncer y el alzhéimer, entre otras enfermedades.

El grupo está investigando también las propiedades anti-inflamatorias y anticancerígenas de la granada. De hecho, el doctor Espín impartió recientemente una conferencia en el Instituto Americano del Cáncer (AICR) en Washington sobre «ciertas sustancias que produce nuestro cuerpo al ingerir granada y los efectos saludables que aportan a nuestro organismo».