Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

 

   

Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Portada Cardiología Cardiopatías Los cardiólogos forman a los farmacéuticos para que actúen en casos de muerte súbita
Cardiopatías
Los cardiólogos forman a los farmacéuticos para que actúen en casos de muerte súbita
( 0 Votos )
30.09.14 - MANUEL MADRID

El proyecto 'Murcia Cardioprotegida' prevé instruir a 250 colegiados en técnicas de reanimación en los próximos meses

Los cardiólogos forman a los farmacéuticos para que actúen en casos de muerte súbita

La concejal de Sanidad, Maruja Pelegrín; la farmacéutica Juana Morales, el cardiólogo Domingo Pascual y el alcalde, ayer. :: FRAN MANZANERA

El proyecto para convertir Murcia en una 'Ciudad Cardioprotegida' permitirá que las 190 farmacias del municipio reciban formación en reanimación cardiopulmonar para atender paradas cardiacas. La iniciativa está apadrinada por la Sociedad Murciana de Cardiología, y cuenta con el apoyo del Colegio Oficial de Farmacéuticos de la Región y del Ayuntamiento de Murcia, donde ayer fue presentada dentro de los actos de la Semana del Corazón, que se celebra hasta el 3 de octubre. El presidente de los cardiólogos murcianos, Domingo Pascual, avanzó ayer algunos detalles de esta propuesta, «que será buena para todos y esperamos que dentro de dos o tres años podamos contar los resultados». El propósito es aprovechar la red de farmacias, que tiene una distribución estratégica en las ciudades, con un doble fin: dar una atención precoz a la muerte súbita formando a los profesionales de las farmacias que se adhieran, y la educación al ciudadano que visita esas farmacias para que sepa cómo actuar ante un episodio de muerte súbita o parada cardiaca con medios didácticos.

Este proyecto supone un desafío, según Pascual, puesto que «hay en este momento un vacío en formación en materia de Reanimación Cardio Pulmonar (RCP) básica». Según encuestas nacionales citadas por la Sociedad Murciana de Cardiología, tres de cada cuatro personas no saben cómo se hace una recuperación básica. «Cuando un paciente sufre una muerte súbita, un colapso», explicó Pascual, «lo primero es mantenerlo con maniobras sencillas y básicas, hasta que llegue el desfibrilador, que lo que hace es quitar la arritmia cuando ésa es la causa. Lo primero es el mantenimiento del paciente. Y conocemos estudios que nos indican que con la formación en RCP básica en jóvenes la supervivencia pasa de un 5% a un 20%, y la atención inicial precoz en los primeros cinco minutos supone un aumento de la supervivencia del 50%, y por cada minuto que pasa se pierde un 10% de vida. Eso supone que se precisa una atención rápida, y ese es un pilar de este proyecto: la educación a través de las farmacias». Pascual comentó que la nueva Ley de Educación contempla que a los niños se les forme en reanimación cardiopulmonar, y esa formación solo la pueden dar las instituciones y sociedades científicas. «Hay un vacío en formación en RCP básica, y a partir de ahí vamos a avanzar en otras estrategias. Que en una fase posterior se pueda disponer de desfibriladores será una cuestión que habrá que estudiar»

La predisposición del colectivo de farmacéuticos para colaborar con esta iniciativa es muy buena, según confirma Juana Morales Arnau, vocal de Oficina de Farmacia del Colegio de Farmacéuticos de la Región de Murcia. «Nos ilusionó el proyecto desde el principio; enviamos una circular a todas las oficinas de farmacia para que se adhirieran y más del 60% nos han contestado ya en positivo».

Arnau mencionó que las farmacias ofrecen cercanía y proximidad, acceso fácil y horario amplio, y profesionalidad. Pero para este acción habrá un programa de formación específico. «Los farmacéuticos se formarán exhaustivamente para poder actuar en ese momento crítico de un paro cardiaco cuando se produzca en las cercanías de una farmacia. Nuestro compromiso es colaborar en la difusión para que el ciudadano conozca que en las oficinas de farmacia puede encontrar una solución a ese problema puntual que siempre se presenta de manera inesperada». E insistió en que el hecho de que Murcia sea cardioprotegida no debe ser solo un eslogan: «Desde las farmacias se aportará esa formación al ciudadano, le enseñaremos a autoprotegerse, y cuando se produzca un episodio deberá saber que siempre hay un punto abierto donde poder acudir. Nos sentimos honrados de que cuenten con nosotros. Cada día estamos ahí, día y noche, atendiendo a los pacientes, que son nuestra razón de ser».

Alrededor de 250 profesionales participarán en la formación de RCP, y el Colegio de Farmacéuticos espera llegar al 100% de las personas que trabajan en estos establecimientos.

En este momento se está diseñando la programación de la formación, «porque no queremos que sea baladí, sino en la Universidad, una formación acreditada en colaboración con la Sociedad de Cardiología».

Por otro lado, el Colegio ya ha pedido presupuestos para la incorporación de desfibriladores a las farmacias, y están estudiando financiación. Lo «ideal», según Arnau, sería contar con ese mecanismo, que por otro lado, si no sabe utilizarse, como citó Pascual, no sirve de nada.

Reducir los factores de riesgo

Al margen de la formación en RCP el cardiólogo Domingo Pascual recalcó ayer la necesidad de reducir los factores de riesgo cardiovascular (hipertensión, obesidad, sedentarismo, diabetes, tabaquismo e hipercolesterolemia), que siguen siendo «muy elevados» en la sociedad actual, «y Murcia en algunos de ellos está por encima de la media». Realizando ejercicio frecuente, una ingesta adecuada de alimentos, manteniendo un buen peso y cuidando factores cardiovasculares se puede prevenir o disminuir el riesgo de una persona en un 90%. «La crisis aumenta los factores de riesgo, como el sobrepeso, y pocas medidas hay tan económicas y eficientes como la prevención», certificó el especialista de La Arrixaca.