Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

 

   

Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Portada Cardiología Cardiopatías El marcapasos más pequeño del mundo mide 2,4 centímetros y dura diez años
Cardiopatías
El marcapasos más pequeño del mundo mide 2,4 centímetros y dura diez años
( 0 Votos )
19.03.14 - CRISTIAN REINO

El Clínic de Barcelona ensaya el implante del dispositivo, que carece de cables, evita abrir una gran incisión y no precisa de quirófano

El marcapasos más pequeño del mundo  mide 2,4 centímetros  y dura diez años

Es como una pequeña pila de 2,4 centímetros, más o menos lo que mide el diámetro de una moneda de euro. Se llama 'Micra' -fabricado por la empresa de tecnología médica Medtronic- y tiene el honor de ser, a día de hoy, el marcapasos más pequeño del mundo. Desde hace un mes, cuatro españoles deben la mejora de su calidad de vida a esta especie de cápsula, que llevarán en su corazón los próximos diez años. Se la implantaron en el hospital Clínic de Barcelona, que participa, junto a otros diez centros del mundo, en un ensayo clínico para probar un sistema que dicen que puede ser revolucionario, «un cambio de paradigma» y de «era», ya que no requiere cables, ni intervenciones muy complicadas, a diferencia de lo que ocurre con sus hermanos mayores, de los que en España se colocan unos 500 por millón de habitantes cada año.

Los que llevan el mini ingenio sufrían bradicardia, una patología que está caracterizada por un ritmo cardiaco lento (menos de 60 latidos por minuto) e irregular y además no dependen al 100% del marcapasos. Todos ellos presentan un mes después una evolución favorable hasta el momento, sin ninguna complicación en la operación ni en el postoperatorio. Es el caso de Ramón Grau, un jubilado barcelonés de 73 años, controlado desde 2002 por arritmias en el corazón, y que en noviembre, tras una prueba de rutina, los médicos le recomendaron que debía colocarse un marcapasos. «No era de máxima urgencia», señaló ayer, pero tenía un riesgo elevado a causa de un largo historial de enfermedades cardíacas en su familia. Grau calificó la experiencia de muy positiva, porque no ha notado la presencia del dispositivo, pudo volver a conducir al cabo de 48 horas y ahora hace vida normal: «Caminatas y partidas de petanca». Según Lluís Mont, jefe de arritmias del Clínic, «gracias a la facilidad del implante a través de la vena femoral y a la ausencia de cables, se evita la posibilidad de heridas y disminuye notablemente el riesgo de infecciones y de disfunción de los electrodos, un problema común en los marcapasos estándar».