Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

 

   

Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Portada Cardiología Cardiopatías Idean un método que mejora la evaluación de riesgos cardiovasculares
Cardiopatías
Idean un método que mejora la evaluación de riesgos cardiovasculares
( 0 Votos )
25.01.12 - EFE

 

Idean un método que mejora la evaluación de riesgos cardiovasculares

La Universidad de Vigo ha ensayado un método para evaluar los riesgos cardiovasculares de modo más preciso a través de un nuevo algoritmo que permite una clasificación más ajustada del grado de enfermedad que sufren los pacientes.

Según explica la profesora de Telecomunicaciones Cristina Crespo, que trabaja actualmente en el Instituto de Tecnología de Oregon, estudios clínicos indican que los métodos convencionales ocasionan un diagnóstico incorrecto de casi el 15% de los casos de hipertensión arterial.

La enfermedad es crónica y asintomática, y presenta graves complicaciones si no se trata a tiempo.

Hasta ahora, se sometía a los pacientes a monitorización ambulatoria de presión arterial, una técnica automatizada que recoge los niveles cada 15 o 30 minutos durante uno o dos días, y que permitió descubrir que la tensión sigue un patrón circadiano y que, de noche, puede bajar hasta el 10%.

Esto es lo que permite dividir a los pacientes entre "dippers", los que tienen un descenso nocturno, y los "no dippers", asociados con una mayor frecuencia de eventos cardiovasculares y de daños en órganos diana.

Determinar los periodos de actividad y de descanso no podía hacerse con horarios rígidos, a través de un diario escrito por el propio paciente y de un dispositivo colocado en el pulso que ayuda a discriminar ciclos según la cantidad de movimiento por minuto.

Con el nuevo algoritmo se pueden identificar de forma automática esos periodos, a través de señales de actigrafía y de un filtrado adaptativo basado en rangos, lógica de precisión y procesado morfológico.

Para probar la efectividad de este nuevo método de evaluación se recopilaron los datos de 104 participantes voluntarios en la Universidad de Vigo, y a partir de ahí comenzó un estudio clínico en el centro de salud del Lérez, en Pontevedra, con 233 pacientes.