Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

 

   

Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Portada Cardiología Cardiopatías Can Ruti desarrolla en cerdos una cirugía que minimiza los daños por infarto
Cardiopatías
Can Ruti desarrolla en cerdos una cirugía que minimiza los daños por infarto
( 0 Votos )
19.05.11 - EFE
Cerdos en una explotación

:: S.M. Lario

Investigadores del grupo de Cardiología del Instituto de Investigación Sanitaria Germans Trias i Pujol (IGTP), Can Ruti, de Badalona, han desarrollado una nueva cirugía en cerdos que minimiza el daño en el tejido cardíaco causado por un infarto, y que en breve podrá ser empleada en humanos.

Los investigadores han utilizado esta técnica para operar a 52 cerdos de entre 45 y 50 kilos de peso, que es cuando la medida del corazón del cerdo es similar al de los humanos, en una investigación científica que se ha desarrollado durante dos años.

La veterinaria Carolina Gálvez, coautora del estudio realizado conjuntamente con la doctora en Biología Cristina Prat, ha explicado hoy a Efe que la técnica "consiste en desenganchar parcialmente la grasa del exterior del corazón para colocarla, como si fuesen tiritas, directamente sobre el tejido que está dejando de recibir irrigación sanguínea".

"Se trata de una cirugía muy sencilla y segura que no comporta ningún riesgo añadido para el paciente", ha agregado la veterinaria.

El responsable del IGTP, el cardiólogo Antoni Bayés, ha señalado que esta operación "permite que se formen nuevas conexiones entre los vasos de la grasa y el músculo cardíaco, y que a través de estos vasos puedan llegar células que ayuden a regenerar el tejido dañado".

Bayés ha comentado que esta nueva técnica no requiere una intervención a corazón abierto, "sino que se puede llegar al órgano por la parte lateral del tórax, sin que el corazón deje de latir en ningún momento".

El estudio desarrollado por los investigadores del hospital de Can Ruti ha concluido que los cerdos a los que se aplicaba grasa cardíaca sobre la parte del corazón dañada por el infarto "recuperaban un 19 % más de fuerza de contracción de las paredes del corazón, que es tres veces más a la observada inyectando células madre", según Bayés.

El responsable del IGTP ha constatado que "un mes después de la intervención, lo que para un humano serían seis meses, se les hizo una resonancia a los animales y se comprobó que su corazón estaba perfectamente".

El trabajo, publicado esta semana en la versión de Internet de la revista científica Cardiovascular Research y que ha sido realizado en colaboración con el Centro de Cirugía de Mínima Invasión de Cáceres, abre la puerta a aplicar esta nueva cirugía en humanos a corto plazo.

Antoni Bayés ha dicho que este tipo de intervención puede ser una alternativa al tratamiento de los infartos, además de las ya existentes como deshacer los coágulos que taponan las arterias coronarias, colocar mallas para abrir las arterias con catéteres y baipás para reconducir el flujo de la sangre.