Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

 

   

Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Portada Cardiología Cardiopatías Un plan para hacer fuerte al corazón
Cardiopatías
Un plan para hacer fuerte al corazón
( 0 Votos )
17.11.10 - J. P. PARRA

El proyecto incluye enseñar técnicas de reanimación a los familiares de los enfermos

Sanidad pone en marcha un programa para reducir la mortalidad y controlar los factores de riesgo

Cada cuatro horas se produce un infarto de miocardio en la Región. Cada día, seis. En total, en 2008 se produjeron 2.372 infartos. 566 de estos pacientes murieron. A estas cifras hay que sumar los afectados por otro tipo de enfermedades cardiacas. Sanidad quiere mejorar esta situación y para ello ha puesto en marcha el Programa Integral de Atención a la Cardiopatía Isquémica, que ayer presentó la consejera, Ángeles Palacios. Los objetivos son ambiciosos. El principal reto es reducir un 15% la mortalidad en tres años. Si actualmente se producen 70,6 muertes anuales por cada 100.000 habitantes, en 2013 no deberían producirse más de 60 por 100.000 habitantes.

Para ello, controlar los factores de riesgo será fundamental. Si a día de hoy más del 20% de los murcianos padecen obesidad (según el informe 'Indicadores de salud 2009' del Ministerio de Sanidad), en el año 2013 el porcentaje no debería superar el 18%, y en 2015 se situaría en no más del 15%.

El 48,5% de la población de la Región es sedentaria, según los 'Indicadores de salud'. Son nueve puntos más que la media nacional, que se sitúa en el 39,4%. El Programa Integral de Atención a la Cardiopatía Isquémica plantea que los sedentarios no deben representar más del 40% de los hombres y más del 45% de las mujeres en 2015. Otro reto es la lucha contra el tabaquismo. Si actualmente fuma casi el 30% de la población mayor de 18 años, en 2013 ese porcentaje debería situarse por debajo del 28%, y en 2015 por debajo del 25%.

La receta, ejercicio físico

La prevención y los buenos hábitos de vida son un pilar fundamental del nuevo programa. Por eso, se firmarán acuerdos con los ayuntamientos para que los pacientes con riesgo de infarto a los que el médico prescriba ejercicio físico puedan seguir sus indicaciones en las instalaciones municipales. Los tres primeros convenios se han cerrado ya con los consistorios de Murcia, Cartagena y Molina de Segura. Además, el programa propone incrementar los kilómetros de carril bici y llegar a 465 kilómetros de vías verdes y senderos acondicionados en 2015, lo que supondría duplicar los actuales. Menos de una cuarta parte de los parques están a día de hoy acondicionados para el ejercicio físico. El objetivo es llegar al 50% en cinco años.

Ejercicio físico, obesidad y tabaco son tres factores fundamentales para poder reducir el número de infartos. De aquí a 2013 el objetivo es que disminuyan un 20% los ingresos hospitalarios por enfermedad isquémica del corazón.

Más desfibriladores

Otra de las novedades del programa es la formación que se ofrecerá a los familiares de enfermos cardiacos en técnicas de reanimación cardiopulmonar. Además, se continuará con el plan para instalar desfibriladores en los lugares de alta concurrencia de personas, como estadios o centros comerciales. Sanidad impartirá cursos para que trabajadores de estos emplazamiento aprendan a usar estos aparatos.

Más de 40 profesionales han participado en la elaboración del programa, bajo la coordinación de Eduardo Pinar Bermúdez, jefe de Hemodinámica de La Arrixaca, y Asensio López, coordinador de programas y planes estratégicos de la Consejería. Junto a ellos comparecieron ayer Roque Martínez, subdirector de Asistencia Especializada, y la consejera Ángeles Palacios, que destacó los avances que se han producido ya en la lucha contra el infarto de miocardio en la Región. «Desde 1990 la mortalidad ha bajado un 20%, pero todavía hay margen para mejorar los resultados», destacó. Entre las cosas que pueden perfeccionarse, Roque Martínez apuntó en una dirección: el control de los factores de riesgo entre quienes han sufrido una cardiopatía «no es ni mucho menos satisfactorio». No sólo se trata de mejorar la prevención entre quienes tienen riesgo de padecer un infarto. También es importante controlar mejor a los pacientes que ya han sufrido un fallo cardiaco para que el episodio no vuelva a repetirse.

Endurecimiento de la ley

La consejera de Sanidad espera que la nueva ley contra el tabaco ayude en el objetivo de reducir este hábito. «Con la anterior norma se ha notado un descenso en el consumo de tabaco, y si ahora se aprueba una ley más sensata, porque se eliminan las ambigüedades, espero que contribuya a que descienda el número de fumadores», explicó. Palacios subrayó que la Consejería defendió desde el principio una ley más clara que evitase la confusión en la hostelería.