Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

 

   

Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Portada Aparato respiratorio Neumología Recomiendan vacunarse de neumonía para evitar 8.300 muertes
Neumología
Recomiendan vacunarse de neumonía para evitar 8.300 muertes
( 3 Votos )
11.11.16 - EFE

Los expertos recuerdan que la enfermedad afecta con mayor virulencia a la población de más de 60 años

 

La neumonía provoca en España unas 8.300 muertes al año, es la primera causa de mortalidad prevenible por vacuna en el mundo y afecta con más virulencia a las personas mayores de 60 años; por ello, los expertos en la enfermedad recomiendan sobre todo a este sector de la población que se vacune.

Con motivo de la celebración mañana del Día Mundial de la Neumonía, el grupo Neumoexpertos en Prevención hizo ayer hincapié en la importancia de la vacuna. En España está incluida en el calendario vacunal infantil, por lo que los expertos están centrados en prevenir la enfermedad en todos los adultos.

El problema, explicó el catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, Ángel Gil, está en las personas a partir de 60 años, una población en la que aumenta «tremendamente» la incidencia de esta patología. También incrementa la gravedad de la enfermedad en estas personas; de hecho, casi el 40% de los mayores de 60 años que la padecen son hospitalizados y muchos de ellos son trasladados a las unidades de cuidados intensivos, «con lo que está en riesgo sus vidas».

La responsable del grupo de Vacunas de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), Isabel Jimeno, destacó que uno de los hándicaps de esta enfermedad es que es una «gran desconocida» y la ciudadanía no es consciente de su gravedad.

Además de las personas mayores, otros colectivos vulnerables son los enfermos crónicos y los que presentan inmunodepresión que, generalmente, son también los que tienen más de 60 años.

Según Gil, en los grupos de riesgo la tasa de cobertura de la vacuna apenas se sitúa entre el 20% y el 25%, frente al 60% de la vacuna de la gripe, y todo ello pese a la evidencia científica que constata que puede contribuir a disminuir la prevalencia de la enfermedad y sus complicaciones asociadas.