Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

 

   

Todo sobre la Gripe A

Gripe A

Último vídeo de VIVIR

Portada Aparato respiratorio Alergología La llegada del otoño multiplica los casos de alergia a los ácaros
Alergología
La llegada del otoño multiplica los casos de alergia a los ácaros
( 3 Votos )
25.09.10 - LA VERDAD

Los últimos datos señalan que unos 300.000 murcianos padecen algún tipo de reacción a alergenos

La llegada del otoño multiplica los casos
de alergia a los ácaros

Llega el otoño y el cambio de clima influye directamente en la concentración de sustancias que provocan reacciones alérgicas en un grupo importante de la sociedad. Los últimos datos señalan que hasta el 20% de la población es alérgica y un 5% sufre asma bronquial, lo que se traduce en que «actualmente unos 300.000 murcianos padecen alguna molestia por alergia y, aproximadamente, 75.000 sufren asma en sus diferentes grados», explica el alergólogo Manuel José Pajarón.

Junto a la prevención y la puesta en marcha de hábitos saludables como, por ejemplo, evitar el tabaco, los médicos insisten en la necesidad de consultar al alergólogo para definir si los síntomas que presentamos corresponden a una alergia y qué sustancia es la causa para, a partir de ese diagnóstico, definir el tratamiento adecuado a seguir.

En la época del año que acabamos de comenzar -igual que ocurre en primavera- la alergia a los ácaros es la más común. Se produce fundamentalmente en las zonas costeras, desde San Pedro del Pinatar hasta Águilas, con una incidencia mucho más alta en Cartagena donde representa la causa más frecuente de alergia respiratoria, disminuyendo a medida que avanzamos hacia el interior al disminuir el grado de humedad ambiental y aparecer el frío seco.

Presenta una sintomatología muy similar al resto de las alergias respiratorias, con la única diferencia de que se produce principalmente en el interior de las viviendas. Entre los síntomas que la identifican destaca la rinoconjuntivitis, que se manifiesta a través de estornudos, irritación nasal, picor en ojos, nariz o garganta, lagrimeo o conjuntivitis.

En muchos casos también provoca asma. Sus síntomas son la disnea o ahogo, la sensación de falta de aire, respiración silbante, tos, opresión torácica y dolor. Según detalla el doctor Pajarón, «puede manifestarse en diferentes situaciones y formas», aunque resalta que «disponemos de los tratamientos adecuados para tratarla y en la mayoría de casos mantener una calidad de vida igual a la de las personas sin asma».

Medidas de control

Hoy en día existe mucha información sobre la alergia por lo que es posible ofrecer una serie de consejos prácticos para evitar, en la medida de lo posible, el contacto con los alergenos (sustancias) que provocan reacciones adversas en nuestro organismo. Pero para que sean realmente efectivas, su implantación requiere un conocimiento previo, tanto del medio ambiente del paciente como la sensibilización y la severidad de la enfermedad alérgica.

Entre las medidas que han resultado más útiles destacan eliminar las alfombras de los dormitorios, así como el resto de objetos que acumulen polvo; poner fundas antiácaros en almohadas y colchones; limpiar todas las semanas y en agua caliente las sábanas y mantas; limpiar periódicamente sofás y moquetas; así como controlar la humedad relativa en toda la vivienda para que se mantenga por debajo del 50%.

El uso de filtros del aire para retener alérgenos de ácaros, el aire acondicionado, la utilización de acaricidas y el uso de deshumidificadores han demostrado tener una eficacia relativa.

En lo que coinciden todos los expertos es en que el éxito del control ambiental no depende de una sola medida. En la mayoría de los casos es necesario combinar varias teniendo en cuenta la región donde vive el paciente, su grado de sensibilización y exposición a ácaros y otros factores adyuvantes de la respuesta alérgica (endotoxinas, humo de tabaco). Además, recuerda el doctor Pajarón, para los casos que así lo requieran «existen fármacos con un alto nivel de seguridad y tolerancia, que ayudan a controlar los síntomas, pero que deben administrarse siempre bajo control médico».